Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El caos se desata de nuevo en Beirut

La conocida como ‘Crisis de las basuras’ es sólo una pequeña parte del descontento de una población sumergida en el caos. El Líbano lleva sin presidente más de un año y no podrá votar hasta 2017. Los duros enfrentamientos entre policía y manifestantes en la capital, Beirut, se han saldado con una decena de heridos y otros tantos detenidos. Las protestas vienen de lejos, en julio pasado se desató la tormenta al quedar suspendido el servicio de recogida y desde entonces se repiten las manifestaciones, en las que también reclaman la inmediata celebración de elecciones parlamentarias. La Presidencia se encuentra vacante desde mayo de 2014 y el Parlamento elegido en 2009  prorrogó su mandato y aplazó las elecciones hasta 2017 a causa de la inestabilidad que atraviesa el país dividido por motivos religiosos entre suníes y chiíes.