Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Leopoldo López dice que los militares de Venezuela "tienen el derecho y el deber de rebelarse"

El líder opositor venezolano Leopoldo López, encarcelado en Ramo Verde desde 2014, ha dicho este domingo que los militares del país "tienen el derecho y el deber de rebelarse", en un vídeo publicado a través de su cuenta en la red social Twitter, gestionada por su esposa, Lilian Tintori.
"A los militares que hoy están en las calles, les quiero mandar un mensaje muy claro, muy sereno y enmarcado dentro de nuestra Constitución: ustedes también tienen el derecho y el deber de rebelarse", ha dicho.
"De rebelarse ante órdenes que buscan reprimir al pueblo venezolano. De rebelarse para hacer cumplir la Constitución. No lo hagan más. Rebélense. Digan que no, digan que no es ni su deber, ni mucho menos es una orden que ustedes deben cumplir", ha manifestado.
Así, y tras recordar que lleva más de tres años preso en una unidad militar, ha asegurado "haber compartido con militares de todos los componentes", añadiendo que "los militares también quieren cambio, también quieren democracia, también quieren libertad, y quieren poder ejercer sus funciones dentro de un Estado de derecho".
"Pero ellos también son víctimas de la persecución y la represión. Y un ejemplo muy claro es que más de la mitad de quienes hoy están presos acá en Ramo Verde son militares que están siendo y han sido perseguidos por pensar distinto", ha remachado.
El vídeo es el segundo del opositor publicado en la última semana. El 4 de junio fue publicado otro en el que López expresó su apoyo a las protestas antigubernamentales de las últimas semanas, recalcando que "la rebelión, la resistencia y la protesta son legítimas".
La tensión política en Venezuela alcanzó un nuevo pico el pasado marzo, cuando el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) despojó de sus poderes a la Asamblea Nacional --controlada por la oposición desde 2016-- y dejó sin inmunidad parlamentaria a los diputados.
El Gobierno de Nicolás Maduro ordenó dar marcha atrás en ambas decisiones, algo que el TSJ cumplió, pero la oposición y la Organización de Estados Americanos (OEA) consideran que se ha producido una "ruptura del orden constitucional" que requiere elecciones anticipadas.
Desde entonces, la Mesa de Unidad Democrática (MUD) no ha dejado de convocar manifestaciones multitudinarias que han acabado en duros enfrentamientos con las fuerzas de seguridad. Gobierno y oposición se han acusado mutuamente de armar a civiles para desatar la violencia.
Maduro ha convocado una Asamblea Constituyente por considerar que es la única forma de devolver la paz a Venezuela. La MUD, por su parte, ha denunciado que de esta manera el 'chavismo' pretende consumar el "autogolpe" que comenzó con las polémicas sentencias del TSJ.
La Asamblea Constituyente estará formada por 500 "ciudadanos" que serán elegidos en las próximas semanas "a través del voto universal, directo y secreto", de los cuales la mitad, 250, saldrán de sectores de marcado corte oficialista, según ha detallado Maduro.