Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lavrov niega que Rusia use en Siria armas prohibidas y acusa a EEUU de proteger a Al Nusra

El ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, ha asegurado este viernes que Rusia no está usando en sus operaciones en Siria ningún tipo de armamento prohibido por Naciones Unidas, al tiempo que ha acusado a Estados Unidos de estar protegiendo al Frente Fatá al Sham, el antiguo Frente al Nusra.
En una entrevista concedida a la BBC, Lavrov ha defendido que Rusia hace todo lo posible por evitar que haya víctimas civiles en sus ataques y que "si esto ocurre, lo lamentamos", aunque ha reclamado pruebas de ello. "No estamos usando ninguna munición que haya sido prohibida por Naciones Unidas", ha añadido.
Igualmente, ha pedido "pruebas" de la implicación de Rusia en el bombardeo contra un convoy de ayuda de la ONU y la Media Luna Roja Siria el pasado 12 de septiembre cerca de Alepo y ha eludido pedir disculpas por ello a la espera de que se conozcan los resultados de la investigación de Naciones Unidas.
Por otra parte, ha arremetido duramente contra Estados Unidos, acusando a Washington de no haber tenido nunca intención de atacar al Frente al Nusra, la antigua filial de Al Qaeda en el país bautizada ahora Frente Fatá al Sham, y ha indicado que volverá a plantear este asunto cuando hable nuevamente este viernes con el secretario de Estado norteamericano, John Kerry.
El jefe de la diplomacia rusa ha dicho que Estados Unidos ha incumplido su promesa de separar al Frente Fatá al Sham y otros grupos terroristas de las fuerzas rebeldes a las que apoya. "Todavía no son capaces o no están dispuestos a hacerlo", ha dicho.
"Ellos nunca han tocado al Frente al Nusra en ningún sitio en Siria", ha afirmado. Lavrov ha defendido los bombardeos de las fuerzas rusas y sirias en la ciudad de Alepo y ha insistido en que Rusia está ayudando a las fuerzas de Al Assad a "luchar contra terroristas".
En esta misma línea, ha acusado a Occidente de permanecer callado ante el sufrimiento de los civiles en Alepo cuando se creía que la ciudad iba a caer por completo en manos de los rebeldes por la salida del Frente al Nusra.