Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Kremlin abre una investigación criminal contra la aerolínea del vuelo siniestrado

Familiares de los pasajeros del avión siniestradoEFE

El comité de investigación ordenado por el presidente ruso, Vladimir Putin, sobre el siniestro del avión ruso en el Sinaí ha abierto una investigación criminal por negligencia sobre la aerolínea propietaria del avión, Kogalymavia, según informa la agencia oficial de noticias rusa, Ria Novosti.

La investigación del siniestro, atribuido extraoficialmente a un fallo mecánico, se ampara en el artículo 263 del Código Penal: "Violación de la normativa de seguridad para el movimiento y explotación de transporte por agua, mar y aire", según el portavoz del comité, Vladimir Markin.
El portavoz también ha anunciado el envío inmediato a Egipto de un grupo de investigadores "que trabajarán con los órganos competentes uy con representantes egipcios de acuerdo con las normas del derecho nacional e internacional", según ha declarado a la agencia Interfax.
Todavía no existe una explicación oficial del accidente y de momento se ha descartado la teoría de que el avión haya sido derribado por grupos milicianos del Sinaí. La hipótesis que ahora tiene más fuerza atribuye el siniestro a un fallo mecánico, según fuentes bajo el anonimato del aeropuerto de Sharm el Sheij, la localidad egipcia de la que despegó el aparato.
Medios egipcios informan en este sentido de que una de las cajas negras del avión ha sido hallada aunque de momento tampoco existe una confirmación oficial.
Los servicios de rescate están teniendo enormes dificultades para trabajar en la zona, primero por el difícil acceso al lugar del siniestro -la montañosa zona de Hassana, al sur de El Arish - y después por la presencia de grupos armados que operan lejos del alcance de las fuerzas de seguridad egipcias, concentradas principalmente en la costa de la península del Sinaí.