Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kiev denuncia que Rusia mantiene 6.000 militares de sus fuerzas regulares en el este

El embajador ucraniano ante la OTAN en funciones, Yehor Bozhok, ha denunciado que Rusia mantiene 6.000 soldados de sus fuerzas "regulares" en el este de Ucrania y que "continúa suministrando y alimentando" a los rebeldes con armamento, munición y apoyo logístico, al tiempo que ha alertado que el objetivo de Moscú es recuperar el control "total" de todo Ucrania y el Mar Negro.
"Nuestra conclusión es que el objetivo estratégico ruso sigue siendo el mismo: recuperar el control total de Ucrania" y el control "total" del Mar Negro, ha avisado durante su comparecencia ante la subcomisión de Defensa de la Eurocámara, en la que ha insistido en el interés "principal" del Kremlin de "restablecer la geopolítica de la antigua Unión Soviética" y recuperar la influencia de los territorios dentro de la órbita soviética.
Bozhok ha justificado este temor de sus intenciones en Ucrania porque Rusia mantiene "un componente militar fuerte de 30.000 (efectivos) en Crimea apoyado por un componente fuerte de 41.000 ubicado en el este de la frontera de Ucraniana" incluidos 6.000 militares de sus fuerzas "regulares" en Donetks y Lugansk.
"Esto nos lleva a 70.000 militares. (Con esta fuerza, Rusia) Es capaz de pensar en atacar", ha alertado, precisando que Rusia mantiene además 470 aviones de combate y otros 300 helicópteros y 600 tanques en Ucrania "para apoyar posibles operaciones terrestres para penetrar más en el territorio de Ucrania".
Además, ha avisado de que en el caso de Crimea, Rusia planea aumentar su continente militar hasta los 43.000 efectivos. "Y estoy seguro de que esto no es el plan final", ha alertado.
El diplomático ucraniano ha recordado que no creyeron que los ejercicios en el Cáucaso de Rusia en 2008 "era la preparación de algo que acabó en la invasión o intento de invadir Georgia".
"Esta vez vemos señales de que las preparaciones son bastante iguales (que en Ucrania)", ha asegurado, tras denunciar que en las maniobras militares rusas en el Cáucaso este año participaron 100.000 militares en lugar de los 12.000 admitidos y 10.000 tanques y vehículos blindados en lugar de los 400 declarados y uno de sus escenarios fue "un asalto de las fuerzas de la Marina al territorio costero del enemigo".
"Estamos listos para resistir", ha asegurado, instando a Occidente a responder a las acciones de Rusia con "presión política y sanciones", que en su opinión están dando resultados. "Tenemos que seguir todos con los esfuerzos para forzar al Kremlin a parar esta política agresiva y su refuerzo militar", ha reclamado.
Respecto al cumplimiento de los acuerdos de Minsk, el diplomático ucraniano ha admitido "una tendencia positiva" en la reducción de los ataques en el este de Ucrania pero ha recordado que se siguen produciendo ataques diarios con armas ligeras como granadas y morteros de media y ha avisado de que los rebeldes y la parte rusa apenas han "completado" la retirada del 35% del armamento pesado. "Esto prueba de que no tienen intención de lograr un alto el fuego duradero y creíble", ha incidido.
No obstante, ha confiado en que ambas partes pueda materializar el plan de los países del grupo de Normandía para respetar un alto el fuego durante 7 días y retirar a las fuerzas militares y armamentos de tres lugares específicos para que la OCSE pueda vigilarlos como "experimento" y paso previo para "comenzar a aplicar la parte llamada política de Minsk". Todavía esperamos sinceramente que tenga lugar", ha admitido.