Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kenyatta critica a Odinga inmediatamente después de ser nombrado candidato de la oposición a las presidenciales

El presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, ha criticado este jueves al líder opositor Raila Odinga, inmediatamente después de que la oposición le nombrara candidato a las próximas presidenciales, afirmando que su objetivo es únicamente mejorar su posición.
"Nunca fue sobre el país. Se trata de darse trabajo a sí mismos, en lugar de a los millones de kenianos que necesitan trabajo", ha dicho, según ha informado la emisora local Capital FM.
En este sentido, Kenyatta ha resaltado que los líderes opositores no buscan promover el crecimiento democrático del país ni respetar la Constitución.
El nombramiento de Odinga ha sido anunciado por líderes de la Súper Alianza Nacional, conocida por su acrónimo NASA, entre gritos de júbilo de sus partidarios en un acto celebrado este jueves.
En su discurso de aceptación, el antiguo primer ministro de 72 años, perdedor de las dos últimas presidenciales, ha prometido bajar los precios de los alimentos y combatir la corrupción. También ha prometido reformas en el sector público y un gobierno local más fuerte.
Odigna, que procede de una de las familias políticas más poderosas de Kenia, intentará desbancar a Kenyatta, el rico hijo del primer presidente del país y líder del gobernante partido Aniversario, que opta a un segundo mandato.
Los kenianos están llamados a las urnas el próximo 8 de agosto para elegir al presidente, los diputados y las autoridades locales. Las últimas elecciones en 2013 fueron bastante pacíficas pero el país sigue atormentado por los dos meses de violencia que siguieron a las disputadas presidenciales de 2007, cuando las protestas políticas degeneraron en un baño de sangre étnico. Más de 1.200 personas murieron y 600.000 abandonaron sus hogares.