Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kenia pide a la comunidad internacional que aumente sus acciones contra Al Shabaab en Somalia

El vicepresidente de Kenia, William Ruto, ha reclamado este miércoles a la comunidad que incremente sus acciones contra la milicia islamista somalí Al Shabaab, lamentando que los países regionales se hayan quedado solos en esta lucha.
"Desgraciadamente, los esfuerzos de la región y de los vecinos de Somalia (contra Al Shabaab) no se han visto respaldados por la comunidad internacional", ha dicho durante su discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas.
"En lugar de apoyar estos esfuerzos regionales, la Unión Europea (UE) recortó este año el apoyo a la AMISOM (Misión de la Unión Africana en Somalia) en un 20 por ciento", ha recordado.
Asimismo, Ruto ha recalcado que "el Consejo de Seguridad de la ONU no ha dado una financiación adecuada y predecible, así como multiplicadores de fuerza para la AMISOM".
"Imploro una vez más a los países miembro del Consejo de Seguridad (de la ONU) que se tomen este asunto en serio y equiparen el mandato de la AMISOM al nivel de amenaza en Somalia por tierra, mar y aire", ha manifestado.
En este sentido, ha subrayado que "durante las dos décadas y medio, la región se ha visto lastrada por la situación en Somalia", destacando que el Gobierno keniano trabaja en la actualidad para repatriar a más de 400.000 refugiados al país.
El Gobierno de Kenia anunció en junio que el campamento de Dadaab, en el que residen más de 350.000 somalíes, será cerrado antes de noviembre de este año, recalcando que el proceso se realizará de forma "segura y humana".
Somalia, Kenia y el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) firmaron un pacto en 2013 para la repatriación voluntaria de refugiados somalíes, algunos de los cuales habían vivido en Dadaab durante décadas. Desde Nairobi alegan que el proceso de implementación de dicha medida ha sido demasiado lento.
ACNUR anunció en enero su intención de repatriar a unas 50.000 personas en 2016, pero debido a las dificultades que está teniendo el Gobierno de Somalia, que aún se encuentra en conflicto con el grupo insurgente Al Shabaab, ha reconocido que puede que no llegue a cumplir objetivo para este año.
El campo de refugiados de Dadaab, que se extiende a lo largo del noreste de Kenia, ha disminuido mucho su número de refugiados, que llegó a alcanzar el medio millón de personas, ya que muchos están volviendo a sus hogares mientras Somalia parece recuperarse lentamente del conflicto.