Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Miles de nepalíes huyen de la ciudad al campo por temor a las réplicas

Miles de personas en Katmandú, en Nepal, se han despertado en campo abierto. Todos huyeron ayer del centro de la ciudad por temor a posibles réplicas del seísmo de 7,9 grados en la escala de Richter, que se ha cobrado la vida de por lo menos 1.900 personas. Las autoridades del país han decretado el estado de emergencia y los equipos de rescate trabajan en busca de supervivientes bajo los escombros.

Multitud de nepalíes han pasado la noche a la intemperie, con temperaturas muy bajas, por miedo a regresar a sus hogares y que una nueva réplica del terremoto les cogiese en el interior. La comunidad internacional ya se ha volcado en ayudar al país. Estados Unidos ha aprobado un primer paquete de ayuda de 1 millón de dólares para paliar los efectos de la tragedia.