Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Talibán afganos atacan el Aeropuerto Internacional de Kabul

Los talibán han reivindicado un ataque perpetrado en la madrugada de este lunes contra el Aeropuerto Internacional de Kabul, que ha dado lugar a un enfrentamiento de cuatro horas con las fuerzas de seguridad afganas que ha dejado siete muertos.

Según el portavoz del Ministerio de Interior, Sediq Sediqqi, a las 4.30 horas (1.30 horas en España) un grupo de insurgentes, al parecer, vestidos con uniforme policial ha tomado una casa en construcción cercana al Aeropuerto Internacional de Kabul.
Desde allí, los talibán han lanzado un potente ataque contra esta importante infraestructura, en concreto, contra la base militar que la OTAN y la Fuerza Aérea afgana poseen allí, ubicada al oeste de la zona dedicada a usos civiles.
Entonces, se ha desatado un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad, en el que dos talibán se han inmolado y al menos cinco han sido abatidos. Además, los efectivos afganos han destruido una camioneta cargada con explosivos que estaba escondida entre unos matorrales.
El portavoz talibán Zabihulá Mujahid ya ha reivindicado la autoría y ha indicado que es parte de la "ofensiva de primavera". "Hoy ha habido un gran ataque contra los militares extranjeros en el Aeropuerto Internacional de Kabul. El enemigo ha sufrido muchas bajas", ha dicho
Como consecuencia de este ataque, los vuelos desde el Aeropuerto Internacional de Kabul han sido cancelados y los vuelos entrantes han sido desviados hacia el ubicado en la ciudad de Mazar-e-Sharif, en el norte de Afganistán.
Además, todas las misiones extranjeras situadas en el centro de la capital afgana han hecho sonar sus alarmas y han cerrado sus puertas como medida preventiva.
Este ataque se produce poco después de los perpetrados contra la sede de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) en Kabul y contra la sede del Comité Internacional de Cruz Roja (CICR) en Jal.