Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Finaliza el asalto talibán contra el corazón diplomático y militar de Kabul

El hotel Intercontinental de KabulREUTERS

Al menos nueve personas han muerto y 23 han resultado heridas en los ataques

El asalto talibán contra el corazón diplomático y militar de Kabul ha llegado a su fin después de 20 horas de combates y se ha saldado con la muerte de seis de los atacantes, según ha informado el portavoz del Ministerio del Interior afgano, Sediq Sediqqi. Según el último balance, cuatro policías y tres civiles han muerto y 17 personas han resultado heridas.
Desde allí, dispararon varios cohetes contra las embajadas de Reino Unido y Estados Unidos, así como contra las instalaciones de la OTAN. Como consecuencia de este ataque cuatro afganos que tramitaban su visado en la legación norteamericana resultaron heridos.
Un portavoz de los talibán, Zabihulá Mujahid, ha reivindicado en nombre de su grupo la autoría de esta cadena de ataques y ha explicado que también atacaron convoyes de Policía que pretendían servir de "refuerzo" a los efectivos desplegados en las inmediaciones de la plaza Abdul Haq.
El presidente de Afganistán, Hamid Karzai, ha condenado los ataques y ha advertido de que darán a las fuerzas de seguridad "más determinación" en su camino hacia la asunción de "más responsabilidades". Bajo el plan presentado por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, los ejércitos extranjeros transferirán progresivamente las responsabilidades de seguridad a las fuerzas locales de cara a una retirada definitiva a finales de 2014.
La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, ha señalado que Washington trabajará "incluso con mayor compromiso" a raíz de estos atentados. El objetivo, ha dicho en rueda de prensa, es "hacer todo lo que se pueda para dar al pueblo afgano, que tanto ha sufrido, la oportunidad de un futuro mejor".
El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, ha declarado este martes en Bruselas que el objetivo de los talibán es hacer descarrilar el proceso de transferencia de la seguridad a las fuerzas afganas, pero ha advertido de que la Alianza tiene "confianza en las autoridades afganas" y que los talibán no conseguirán impedir la "transición".