Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kabila avala el acuerdo con la oposición negociado por la Conferencia Episcopal

El presidente de República Democrática del Congo (RDC), Joseph Kabila, ha avalado el acuerdo alcanzado entre su partido y la oposición el pasado 31 de diciembre, y que contempla su salida del poder a finales de este año, durante el encuentro mantenido con representantes de la Conferencia Episcopal congoleña (CENCO), que han ejercido de mediadores.
Kabila se reunió este miércoles por la tarde con los representantes de la CENCO, a quienes trasladó su deseo de que el acuerdo sea aplicado rápidamente y a los que pidió que traten de buscar que sea más inclusivo y sumen al mismo a la parte de la oposición que no lo ha respaldado aún.
"Yo creo que las cosas están claras. Ha hablado y no ha puesto nunca en duda la misión de la CENCO", ha señalado el secretario general de la Conferencia Episcopal, el abad Donatien Nsholé, en declaraciones a Radio France International.
Según informa la emisora, a petición de Kabila los miembros de la CENCO van a reunirse con aquellos que no han firmado el acuerdo alcanzado a última hora del sábado, en particular el actual primer ministro, Samy Badibanga, con quien podrían verse este mismo jueves.
Badibanga y sus aliados entraron a formar parte del Gobierno de RDC a mediados de noviembre en el marco de un acuerdo anterior firmado por una parte de la oposición y los partidarios de Kabila, el cual contemplaba la celebración de elecciones presidenciales en abril de 2018.
Sin embargo, otro sector de la oposición con el histórico líder Etienne Tshisekedi a la cabeza no respaldó el acuerdo y, tras expirar el 20 de enero el segundo y último mandato de Kabila, muchos de sus partidarios se echaron a las calles en protesta, lo que dejó decenas de muertos por la represión policial.
Finalmente, gracias a la mediación de la Iglesia congoleña, la mayoría que apoya a Kabila y la oposición cerraron el 31 de diciembre un acuerdo que prevé que el presidente siga en el cargo hasta que se elija a su sucesor en unas elecciones que deberán celebrarse antes de finales de 2017 y la creación de un gobierno de transición con un miembro de la oposición al frente.