Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un niño de 7 años, alérgico a sí mismo

Un niño de 7 años, alérgico a sí mismoMirror

Siempre a alerta. Así tiene que estar Junior Rucroft, un niño de siete años alérgico a nueces, gatos, perros, cobayas, conejos, caballos, pasto, los ácaros del polvo, el polen, la fibra capilar e incluso a sí mismo. A su corta edad, ha estado más de cincuenta veces ingresado.

Las alergias pueden ser un incordio para aquellos que las sufren pero con alejarse de los alimentos, medicamentos u objetos que las provocan, según los casos, es suficiente. Pero para Junior Rucroft no es tan fácil. Tiene siete años y es alérgico a sí mismo.  Todo los días sufre ataques de asma que ponen en peligro su corta vida ya que es alérgico a sus folículos pilosos.
El primer ataque de asma lo tuvo cuando era un bebé. Un beso de su propia madre casi lo mata. Las pruebas de alergia revelaron que Junior era alérgico a casi todo: nueces, gatos, perros, cobayas, conejos, caballos, pasto, los ácaros del polvo, el polen y la fibra capilar, incluyendo los seres humanos. Por lo que es alérgico a él mismo.
"Es una locura que Junior sea alérgico al pelo. No podía creermelo cuando me lo dijeron, me pareció ridículo. ", asegura la madre del pequeño, Paula Hopps.
Desde entonces, cualquier pequeña distracción acaba con Junior en el hospital. Pese a que lleva el pelo rapado como si fuera un soldado y sabe que no debe tocarse el pelo las llamadas de alerta del colegio son constantes. Se estresa, se toca el pelo sin darse cuenta y al rozar las manos con cualquier parte del cuerpo la reacción alérgica aparece.