Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Muere un joven australiano en Irak al inmolarse para el Estado Islámico

Un joven australiano habría muerto al perpetrar un atentado suicida en la ciudad iraquí de Ramadi para el Estado Islámico, según han informado fuentes yihadistas citadas por la prensa local. El primer ministro, Tony Abbott, ha dicho que se trata de "una situación absolutamente horrible".

Jake Bilardi, de 18 años de edad y originario de Melbourne, habría muerto al hacer estallar la camioneta que conducía en Ramadi, donde a última hora del miércoles se ha producido una cadena de ataques con coches bomba.
A través de las redes sociales, los yihadistas han comenzado a difundir una fotografía en la que aparece una camioneta blanca y una pequeña imagen insertada que muestra a Bilardi al volante. "Por los mártires de hoy", rezan algunos de los 'tweets'.
El Ministerio de Exteriores australiano ha rehusado confirmar la noticia, explicando que su capacidad para verificar informaciones es muy limitada "debido a la extremadamente peligrosa situación en Irak y Siria", de acuerdo con el 'Sydney Morning Herald'.
"Los australianos que se involucran en conflictos extranjeros están poniendo sus vidas en peligro mortal", ha subrayado, instando a los australianos que sigan en dichos países a volver cuanto antes a la nación oceánica.
"Es una situación horrible, absolutamente horrible", ha dicho Abbott, alertando que este caso "muestra el atractivo del culto de la muerte para jóvenes impresionables". "Es muy importante que hagamos todo lo que podamos para evitar la alienación de nuestros jóvenes con esta ideología extrema", ha enfatizado.
Se cree que Bilardi se radicalizó a través de los foros yihadistas de Internet a raíz de la muerte de su madre por cáncer. El año pasado dejó el instituto y compró un billete de avión hacia Turquía para unirse al Estado Islámico en Irak y Siria.