Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Margallo aborda la expropiación de Repsol con Clinton

Ministerio de Asuntos Exteriores: José Manuel García MargalloEFE

Mantendrán un encuentro bilateral en el segundo día de la reunión de la OTAN

El ministro le trasladará "el malestar" del Gobierno español por la expropiación

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García- Margallo, analizará este jueves la expropiación del 51% de las acciones de Repsol en YPF con la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, en un encuentro bilateral que mantendrán en los márgenes del segundo día de la reunión ministerial de la OTAN, según han confirmado fuentes de Exteriores y del Gobierno estadounidense.
Margallo avanzó el miércoles su intención de trasladar a Clinton "el malestar" del Gobierno español por "la arbitraria decisión que ha tomado el Gobierno argentino" para expropiar el 51% del capital de Repsol en YPF aprovechando la asistencia de ambos a una reunión en la OTAN, pero ha dejado claro que no existe "ningún malestar" por su reacción a la crisis.
"No tengo ningún malestar con Hillary Clinton. Mostraré en todo caso la preocupación del Gobierno español por la arbitraria decisión que ha tomado el Gobierno argentino y le manifestaré también que esta decisión no sólo afecta a los intereses españoles, sino que afecta a intereses de una empresa europea y afecta al principio de seguridad jurídica que afecta a todas a toda la comunidad internacional", explicó el propio ministro en declaraciones a la prensa, preguntado por el malestar del Gobierno por el apoyo insuficiente de Washington en el caso de Repsol-YPF.
Margallo aseguró el martes que la reacción de la jefa de la diplomacia estadounidense por el caso de Repsol "no ha sido todo lo entusiasta" que le hubiera "gustado" al Gobierno tras las gestiones del ministro para buscar el apoyo de la Administración de Barack Obama y después de que la secretaria de Estado se limitara a constatar en una rueda de prensa durante una visita a Brasil a principios de semana que Argentina debe "justificar" su decisión.
El Gobierno estadounidense, a través de un portavoz del Departamento de Estado que dirige Clinton, aseguró este miércoles que ha trasladado su preocupación al más alto nivel al Gobierno argentino por el caso de Repsol que Washington considera un "acontecimiento negativo" que le mantiene "muy preocupado".
"Francamente, cuanto más lo observamos, más vemos que es un acontecimiento negativo", aseguró el portavoz Mark Toner en una comparecencia ante la prensa en la que insistió en que dicha decisión puede tener "un efecto adverso en la economía argentina y podría dañar más el clima de inversión" en el país e instó a Buenos Aires "a que normalice sus relaciones con la comunidad financiera e inversora internacional".
El encuentro bilateral entre Margallo y Clinton, solicitado por la delegación estadounidense según fuentes de Exteriores, tendrá lugar a las 12.15 horas este jueves antes de que el ministro participe en el almuerzo previsto este jueves del grupo de 11 países europeos que forman el denominado 'Club de Berlín', constituido a iniciativa alemana, para debatir sobre el futuro de Europa. A petición de España, los ministros de Asuntos Exteriores de la UE discutirán el lunes en Luxemburgo "todas las opciones posibles" para responder a la decisión de Buenos Aires.
Otros asuntos
Además del caso Repsol, Margallo y Clinton hablarán de otras cuestiones, incluidos la contribución financiera necesaria para sostener a largo plazo a las fuerzas afganas una vez termine la misión de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad afgana (ISAF) a finales de 2014 y el tipo de apoyo que seguirán prestando los aliados al país asiático más allá de esta fecha.
España todavía no ha confirmado si aportará los 30 millones de dólares anuales que le ha solicitado Estados Unidos entre 2015 y 2018 para contribuir a sostener a las fuerzas afganas, aunque insiste en que es una cuestión que afecta al conjunto de la comunidad internacional y no sólo deben costear los países de la OTAN, según fuentes del Departamento que dirige Margallo.
La OTAN mantendrá una misión de entrenamiento, asistencia y asesoramiento en Afganistán una vez termine la misión de la ISAF, pero no está decidido todavía si países individuales o en el marco de la misión aliada se incluirán operaciones de combate en el marco de la lucha antiterrorista.
El Gobierno se ha comprometido a "estudiar" la posibilidad de mantener fuerzas especiales en Afganistán más allá de 2014 para apoyar operaciones antiterroristas, tal y como piden Estados Unidos, Reino Unido y Australia y ha prometido "tener una decisión" antes de la cumbre de Chicago, según han explicado las mismas fuentes.