Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El voto de los griegos, marcado por los altos precios, los impuestos y la falta de trabajo

Grecia es un país a punto de dar un paso al frente. Será este domingo 25 de enero cuando sus ciudadanos acudan a las urnas a votar para renovar su Parlamento. Cualquier recorrido por sus calles da las claves de lo que puede suceder. Precios, impuestos, paro. Es lo que preocupa a la mayor parte de la población ahogada por los recortes impuestos por la troika a cambio de los rescates financieros que ha pedido el país. En los comedores de la beneficencia se respira un deseo de cambio que señala a Syriza y que ya se verá si se confirma en las urnas.