Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El exjefe de la CIA dice que haría ahogamiento simulados si salvara vidas

Presos en la prisión de Guantánamo. Foto: Reuterscuatro.com

James Woolsey, jefe de la CIA entre 1993 y 1995, aseguró en una entrevista que usaría el ahogamiento simulado si con ello pudiera salvar vidas estadounidenses. En concreto citó a Khalid Sheikh Mohamed, cerebro de los atentados del 11-S, para usarlo como ejemplo de con quién emplearía estos métodos. Estas declaraciones se producen después de que el actual jefe de la agencia calificara estas técnicas interrogatorias de "aberrantes".

James Woolsey, exjefe da la Agencia Central de Investigación (CIA) entre 1993 y 1995, ha asegurado en una entrevista realizada a la BBC Radio que si fuera por él, se seguirían utilizando los ahogamientos simulados a presos en los interrogatorios, si en ese caso se pudieran salvar vidas estadounidenses, y asegura que no es una técnica tan aterradora como otras que se podrían emplear.
En la citada entrevista, Woolsey ha afirmado que si tuviera que torturar a Khalid Sheikh Mohamed, el cérebro de los atentados del 11-S y miembro de Al Qaeda, lo haría si con ellos salvara vidas de su país. "Si pudiera ahogarlo simuladamente para salvar miles de vidas estadounidenses la respuesta es sí", aseguró el exjefe de la CIA.
Estas declaraciones se producen un día después de que el actual jefe de la CIA, John O. Brennan, calificara de "aberrantes" las técnicas de interrogatorio que se habrían empleado tras los atentados del 11-S, a las que el Senado y la Casa Blanca han calificado directamente de torturas. Además, Brennan ha reconocido que es "imposible" determinar si estos interrogatorios reforzados sirvieron para algo.
La Comisión de Inteligencia del Senado reveló el martes en un informe que durante los ocho años que duró el programa de detenciones e interrogatorios de la CIA se realizaron torturas "brutales" a 119 presos, 26 de ellos arrestados por error, y que nada de eso sirvió para evitar "amenazas terroristas inminentes".