Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El escándalo amoroso de Hollande no afecta al índice de satisfacción de su mandato

El escándalo amoroso de Hollande no afecta al índice de satisfacción de su mandatoInformativos Telecinco

El número de franceses satisfechos con la labor del jefe de Estado francés, François Hollande, se mantiene sin cambios gracias al pacto sobre responsabilidades empresariales que parece haber anulado el efecto negativo de su supuesta relación amorosa con la actriz Julie Gayet, que según los medios franceses provocó la hospitalización por estrés de la pareja del mandatario, Valérie Trierweiler.

No obstante, la tasa de aprobación de Hollande se mantiene en mínimos históricos (22%) con un número sin precedentes de insatisfechos, un 77%, aunque seis de cada diez votantes socialistas dicen respaldar su labor al frente del Gobierno, según la última encuesta del IFOP divulgada por el 'Journal du Dimanche'.
"No parece que exista ese 'divorcio con la mayoría socialista' del que hablan", declaró el subdirector del instituto de encuestas, Frederic Dabi.
Si bien la opinión sobre Hollande ha empeorado entre los ecologistas y los votantes de izquierda, "los franceses parecen estar satisfechos con la ayuda al empleo" propuesta por Hollande, según Dabi.
No ha trascendido ningún dato concreto sobre el estado de salud de Trierweiler, pero de su alta se desprende que no padece nada grave. Trierweiler fue hospitalizada el 10 de enero, al día siguiente de la revelación de la relación de Hollande con Gayet en la revista 'Closer', y tres días más tarde fuentes cercanas a la propia primera dama indicaron que se tenía que "tomar un descanso".
El jueves pasado Hollande fue a visitar a su pareja al hospital ya que, según RTL, los médicos habían recomendado que no la visitara antes. Toda esta cuestión ha provocado polémica en Francia por el tratamiento de la privacidad de Hollande, su seguridad y la trascendencia de este tipo de informaciones.