Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El periodista Javier Espinosa y el fotógrafo Ricardo García, secuestrados en Siria

El reportero de El Mundo, Javier Espinosa, y el fotógrafo 'freelance', Ricardo García Vilanova, fueron secuestrados el pasado 16 de septiembre en el 'checkpoint' de Tal Abyad, en la conflictiva provincia de Raqqa y cerca de Turquía cuando iban a dejar el país tras dos semanas de trabajo en la provincia de Deir Ezzor, según informa el diario El Mundo.

Los reporteros fueron capturados junto a cuatro combatientes de Ahfad al Moustapha, una de las brigadas del FSA (Free Sirian Army, en sus siglas en inglés) que supuestamente les protegían. Los sirios fueron liberados 12 días después.
Los secuestradores inicialmente adujeron que sólo pretendían investigarles para excluir que fuesen espías. Los secuestradores son del ISIS, Estado Islámico de Irak y Siria, la organización radical instalada en el país árabe procedente del vecino Irak.
El secuestro no se ha hecho público hasta ahora porque los contactos con los captores han sido indirectos. Aún no han dicho que pretenden a cambio del periodista y del fotógrafo, informa el diario El Mundo.
Los secuestradores antes eran una rama de Al Qaeda, pero ya no atiende a las órdenes de su máximo líder, Ayman al Zawahiri. El ISIS mantiene extranjeros secuestrados en varias provincias.
Tanto Espinosa como su compañero el fotógrafo García Vilanova habían realizado una decenas de viajes al país durante la guerra desde 2011. Sus destinos eran siempre las zonas más castigadas como Homs, Idlib, Alepo, Raqqa, Deir Ezzor. Desde esta última provincia, documentaron la sobrecogedora destrucción de los núcleos civiles, el regreso al colegio de los escolares sirios entre las bombas o la existencia de una clínica dedicada exclusivamente a asistir parturientas en medio de los bombardeos, cuenta el diario.