Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Japón lleva a cabo su 17ª ejecución desde el inicio del segundo mandato de Abe

Japón ha ejecutado este viernes a uno de sus presos condenados a muerte, el decimoséptimo en los últimos cuatro años, desde que el primer ministro, Shinzo Abe, volvió al poder en diciembre de 2012.
El Ministerio de Justicia ha informado de la ejecución de Kenichi Tajiri, de 45 años, condenado por matar a dos mujeres en dos casos de robo llevados a cabo en Kumamoto, en el sur del país. Tajiri ha sido ejecutado por ahorcamiento, según ha informado la agencia de noticias nipona Kiodo.
Se trata de la segunda ejecución de un preso que fue sentenciado a muerte en un juzgado laico. Este sistema, en el que participan tres profesionales y seis jueces laicos, comenzó en 2009.
También corresponde a la primera ejecución ordenada por Katsutoshi Kaneda desde que asumió el cargo de ministro de Justicia en agosto. Actualmente, el número de reos en el corredor de la muerte en Japón es de 128.
Japón y Estados Unidos son los únicos miembros del G7 que mantienen la pena de muerte, mientras que 140 países en el mundo han puesto fin a esta práctica.