Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El FBI cree que el vídeo de la decapitación de Foley por el Estado Islámico es auténtico

frame vídeo de James Foleycuatro.com

El FBI cree que el vídeo publicado en internet por el Estado Islámico de la supuesta decapitación del periodista estadounidense James Foley, desaparecido desde noviembre de 2012 tras secuestrado en Siria, es auténtico, según informa el portal 'GlobalPost', que ha recibido autorización de la familia para publicar la noticia.

Desde el FBI han reconocido este miércoles que el vídeo parece auténtico, si bien continúan con el proceso oficial para la verificación del mismo.
En la grabación, el Estado Islámico asegura que la decapitación de Foley es una represalia por los bombardeos estadounidenses contra posiciones de este grupo en el norte de Irak. Asimismo, en el vídeo los islamistas aseguran tener a otro reportero, Steven Joel Sotloff, desaparecido en Siria hace un año, y amenazan con ejecutarle.
Foley fue secuestrado cuando se dirigía a la frontera con Turquía el 22 de noviembre de 2012, pero la noticia de su secuestro no se conoció públicamente hasta que lo anunciaron sus padres dos meses después. El periodista estadounidense había sido secuestrado durante 44 días mientras cubría la guerra civil en Libia en 2011 junto a la también estadounidense Claire Gillis y el español Manu Brabo por fuerzas de Muamar Gadafi.
La madre del reportero subraya el valor de su hijo
"Nunca hemos estado más orgullosos de nuestro hijo Jim (...) Damos las gracias a Jim por toda la alegría que nos dio. Fue un hijo, hermano, periodista y persona extraordinario", ha dicho Diana Foley, a través de la web Free James Foley, creada tras su secuestro en Siria en 2012 para reclamar su liberación.
"Pedimos a los secuestradores que perdonen la vida al resto de los secuestrados. Como Jim, son inocentes. No tienen control alguno sobre las políticas del Gobierno estadounidense en Irak, Siria o cualquier otro lugar del mundo", ha manifestado Diana Foley. "Por favor, respeten nuestra privacidad en los próximos días, mientras lloramos a Jim", apostillado.
La familia de Foley, que reside en New Hampshire, no tenía a primera hora de este miércoles confirmación por parte del Gobierno estadounidense de la muerte del periodista, que trabajó para el 'GlobalPost' informando desde Siria.