Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jamenei señala a EEUU, Israel y el Estado Islámico como amenazas para Irán

El ayatolá Seyyed Alí Jamenei,Reuters

El líder supremo iraní, el ayatolá Alí Jamenei, ha señalado a Estados Unidos, Israel y el Estado Islámico como principales amenazas para la República Islámica aliados en un "frente amplio". Además, ha hecho un llamamiento a la participación en las elecciones del 26 de febrero.

"Los enemigos han concentrado todos sus intentos de desarraigar el floreciente árbol de la Revolución Islámica", ha afirmado Jamenei en un acto celebrado en la ciudad santa de Qom, según recogen los medios oficiales iraníes. Aunque durante décadas no han logrado su objetivo, los iraníes deben seguir luchando para frustrar estas intentonas.
Jamenei apunta así a los enemigos tradicionales de Teherán, aunque también incluye en este "frente bélico" a "takfiris" o herejes y al Estado Islámico, a los que el régimen iraní vincula con Arabia Saudí.
Jamenei ha destacado además la importancia de las próximas elecciones al Parlamento y a la Asamblea de Expertos --la cámara que elige al líder supremo-- y ha instado a todos los iraníes con derecho a voto a participar "en masa" para garantizar la seguridad del Irán islámico.
"Todo el mundo debería participar en las elecciones, incluso quienes no aceptan el sistema de gobierno deberían participar por el bien del país", ha declarado, según recoge la agencia de noticias oficial, IRNA.
El acto se ha celebrado para conmemorar el levantamiento de 1978 contra la monarquía persa, iniciado en la ciudad de Qom. La acción desencadenó movilizaciones similares en todo el país y culminó finalmente con la Revolución Islámica de 1979.
El presidente iraní, Hasán Rohani, es uno de los que más se juega en estos comicios, los primeros celebrados tras el acuerdo sobre el programa nuclear iraní alcanzado con las principales potencias mundiales.
Rohani espera que sus aliados sean mayoría en el Parlamento y pongan así fin a años de hegemonía de los sectores más conservadores del régimen. Con el Parlamento a su favor, Rohani reforzaría su posición con vistas a impulsar una agenda reformista para fomentar las liberatades políticas y sociales.