Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Momentos de tensión en el desalojo de un campamento de refugiados en Italia

Miles de refugiados siguen intentando cada día cruzar la frontera entre Hungría y Croacia. Desesperadamente tratan de colarse en un tren que les lleve al norte de Europa. Después de que el primer ministro de Hungría blindara la frontera con Serbia, más de 80.000 migrantes han entrado en territorio húngaro a través de Croacia. Muchas veces estas personas se enfrentan a situaciones de gran tensión. En Italia las fuerzas de seguridad han desmantelado un campamento. La justicia italiana les acusa de robar el agua y la luz y de desórdenes públicos en el pueblo costero de Ventimiglia, en cuyo paseo marítimo se asentaron. El Gobierno italiano justifica el desalojo y desmantelamiento del campamento asegurando que Italia acoge a los refugiados que escapan de guerras y persecuciones, pero que, en cambio, los migrantes por razones económicas deben ser repatriados.