Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Italia vota este miércoles los presupuestos para desbloquear la dimisión de Renzi

El Senado italiano ha fijado una sesión este miércoles que estará dedicada a la votación de los Presupuestos Generales de 2017, lo que podría adelantar la oficialización de la renuncia del primer ministro, Matteo Renzi, después de que el presidente de la República, Sergio Mattarella, le instara a posponer su dimisión para no poner en riesgo la aprobación de las cuentas públicas.
La votación en el Senado es en realidad una maniobra política para solventar cuanto antes el debate parlamentario, que conlleva la discusión de todo tipo de enmiendas. Los presupuestos serán presentados bajo la etiqueta de una moción de confianza al actual Gobierno.
Está previsto que la sesión parlamentaria para votar los presupuestos comience en torno a las 12:00 con la declaración de intención de voto de los diferentes grupos parlamentarios y que el resultado de la votación sea público a partir de las 14:30.
Una vez aprobadas las cuentas del Estado para el próximo año, Renzi regresará nuevamente al palacio romano del Quirinale, sede de la Jefatura del Estado, para reiterar su dimisión tras el fracaso que supuso la derrota de la reforma constitucional en el referéndum del domingo.
Mattarella deberá decidir enonces cómo resolver la crisis política que sacude a Italia. Los medios apuntan a que se nombrará un nuevo primer ministro que encabezará un gobierno técnico que guiará Italia hasta unas elecciones anticipadas, a la espera de que se reforme la ley electoral. Entre los nombres que suenan como candidatos para este papel están el actual ministro de Economía, Pier Carlo Padoan, o el presidente del Senado, Pietro Grasso.
LEY ELECTORAL
Mientras tanto, el Tribunal Constitucional italiano ha comunicado que revisará la ley electoral el próximo 24 de enero. La ley aprobada por Renzi es la Italicum, que comprende un nuevo sistema de listas cerradas y un premio para la mayoría más votada del 15 por ciento adicional --en ningún caso podrá superar el 55 por ciento de los escaños--, así como una posible segunda vuelta en el caso de que ninguna coalición electoral consiga el 37 por ciento de los votos en la primera ronda.
También pone un umbral del 4,5 por ciento de los votos para entrar en el Parlamento a los partidos políticos que se presenten en coalición con otros grupos y del 8 por ciento a los que acudan en solitario.
El retraso de la decisión del tribunal hasta esa fecha deja poco margen para que haya unas elecciones en febrero del próximo año, como apuntaban algunas informaciones, aunque el ministro del Interior, Angelino Alfano, ha asegurado tras hablar con Renzi que febrero sigue siendo una opción.
PARTIDO DEMOCRÁTICO
La situación en el Partido Democrático de Renzi es más bien complicada y en torno a la figura del todavía primer ministro saltan varios interrogantes.
Aún no se sabe si la dimisión de Renzi como primer ministro se extenderá también a su función como líder del partido o si tendrá un papel relevante en la designación de la persona que deberá tratar de formar Gobierno.
De momento, la dirección del Partido Democrático ha fijado la reunión en la que se analizará la situación política italiana y el futuro de Renzi como líder del partido socialdemócrata para este miércoles a las 18.30.