Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Italia convoca al embajador austriaco por el despliegue militar en la frontera

El Ministerio de Exteriores de Italia ha convocado este martes al embajador de Austria, René Pollitzer, para protestar por el despliegue de equipos militares en la frontera común con el objetivo, según ha explicado Viena, de frenar el flujo migratorio.
"A raíz del anuncio del Gobierno austriaco sobre el despliegue de tropas en el paso de Brener, la secretaria general del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional, Elisabetta Belloni, ha convocado esta mañana a la Farnesina (su sede) al embajador austriaco en Roma, René Pollitzer", reza la nota oficial.
En la provincia austriaca de Tirol se han desplegado cuatro vehículos blindados para bloquear la carretera que une ambos países. "No son tanques de combate", ha aclarado el portavoz del Ministerio de Defensa. Sin embargo, ha indicado que un contingente de 750 soldados podría desplegarse en 72 horas en caso de emergencia.
"Espero que los controles fronterizos se implementen muy pronto" en el paso alpino de Brener, ha dicho, por otro lado, el ministro de Defensa de Austria, Peter Doskoliz, en una entrevista publicada este martes en el diario local 'Kronenzeitung'.
Los controles en el paso de Brener son particularmente problemáticas porque la frontera separa dos comunidades que se sienten estrechamente vinculadas: el Tirol austriaco y el Sur del Tirol italiano, que llegó a formar parte del imperio Austrohúngaro.
El portavoz del Ministerio de Defensa ha explicado que estas medidas se deben a que "la situación en Italia es cada vez más crítica". "Tenemos que prepararnos para evitar un escenario comparable al verano de 2015", cuando cientos de miles de refugiados llegaron a Europa.
Este año Italia ha recibido más de 80.000 inmigrantes y solicitantes de asilo y se espera que esta cifra aumente debido al buen tiempo de la época estival. Roma ha reclamado la solidaridad de sus vecinos europeos, a quien Bruselas ha impuesto cuotas para reubicar a las personas llegadas a Italia y Grecia, pero la mayoría no ha honrado sus compromisos.