Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Italia, entre el Gobierno técnico y las elecciones anticipadas

El presidente de la República, a quien Renzi entregará su dimisión, tiene la clave
El escenario político que ha dejado en Italia la victoria del 'no' en el referéndum constitucional y el posterior anuncio de dimisión del principal impulsor de la consulta, el primer ministro Matteo Renzi, se debate entre la formación de un Gobierno técnico o la convocatoria de elecciones anticipadas.
La clave de la gobernabilidad la tiene el presidente de Italia, Sergio Mattarella, que puede solventar la crisis política nombrando un Gobierno técnico, de transición, que gobernaría hasta las elecciones parlamentarias, previstas en principio para 2018.
Una segunda opción posible es que Mattarella convoque elecciones anticipadas, como pide la gran parte de la oposición. Desde Milán, el líder de la Liga Norte, Matteo Salvini, ha reclamado nuevamente que Italia vaya al voto cuando antes.
En este sentido, se ha posicionado en contra de un Gobierno "impuesto desde lo alto" que ponga sobre la mesa un ejecutivo técnico nombrado por la Unión Europea, una solución política ya vista en Italia, o un gobierno encabezado por algún miembro relevante del Partido Democrático como el hasta ahora ministro de la Economía, Pier Carlo Padoan. "El año 2017 será el año de los pueblos. Vayamos al voto, con cualquier ley electoral", ha señalado.
Precisamente una de las claves que deberán ser resueltas antes de convocar elecciones en Italia es la ley electoral porque en estos momentos la nueva ley (Italicum) se refiere sólo a la Cámara de Diputados, pero no al Senado. Por lo tanto, la condición para que se geste un nuevo Gobierno es que se valide una ley electoral aprobada ya por el Tribunal Constitucional que pudiera regular la celebración de nuevas elecciones.
También ha reclamado elecciones anticipadas el líder del Movimiento 5 Estrellas, el cómico Beppe Grillo, uno de los principales defensores del 'No' en el referéndum constitucional, que ha propuesto que se use la ley electoral, al menos para la Cámara de Diputados, aprobada por Renzi, Italicum, y que hasta ahora criticaba.
"Los italianos tienen que ser llamados a las urnas lo más pronto posible. La manera más rápida y concreta para ir a votar es ir con una ley que ya existe: Italicum", ha escrito Grillo en su blog. "Hemos criticado siempre esta ley --ha proseguido-- pero estos partidos harían cosas peores y se pasarían los años legitimando la toma de poder de un Gobierno técnico estilo (Mario) Monti".
Nada más conocerse los primeros resultados de las encuestas a pie de urna, cuyos resultados negativos para la reforma se fueron confirmando después, el portavoz de Forza Italia, Renato Brunetta, reclamó también elecciones anticipadas.
Ahora el partido que lidera el ex primer ministro Silvio Berlusconi se pone a disposición del resto de fuerzas de políticas para negociar una nueva ley electoral con la que ir a elecciones anticipadas.
EL PARTIDO DE RENZI, TOCADO
Mientras tanto la situación en el Partido Democrático es más bien complicada y en torno a la figura de Renzi saltan varios interrogantes. No se sabe si la dimisión de Renzi como primer ministro será extendida también a su función como secretario del partido o si tendrá un papel relevante en la designación del hombre que deberá tratar de formar gobierno.
De momento, está previsto que, a primera hora de la tarde, en torno a las 15:00 (hora local) presida el último Consejo de Ministros y que después se traslade hasta el Palacio del Quirinal, sede de la jefatura de Estado italiana, para oficializar su dimisión ante el presidente Mattarella.
La dirección del Partido Democrático ha convocado una reunión este martes para analizar la situación y tomar decisiones. Desde el partido se había expresado el deseo de que de haber elecciones, fueran para el verano.
Esta fecha es importante porque Italia debe acoger hasta entonces dos importantes acontecimientos internacionales. En marzo se conmemora el aniversario del Tratado de Roma de la UE y en mayo la ciudad siciliana de Taormina acogerá la cumbre del G-7.