Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ejército de Israel reconoce que mataron a un niño palestino por error

El Ejército de Israel reconoce que mataron a un niño palestino por errorReuters

El Ejército de Israel ha reconocido que el joven palestino muerto a tiros durante la jornada no estaba participando en el lanzamiento de piedras o cócteles molotov en Cisjordania, motivo por el que los soldados abrieron fuego.

Los militares israelíes han abierto fuego contra un grupo de palestinos después de que provocaran heridas al menos a tres civiles israelíes con el lanzamiento de piedras y de cócteles molotov cerca de la localidad de Beit Sira.
En un primer momento, las autoridades israelíes afirmaron que el muerto formaba parte del grupo de palestinos que lanzó los objetos, si bien una investigación preliminar del Ejército ha determinado que no fue así.
Los investigadores han afirmado que soldados de la Brigada Kfir "vieron a los heridos, persiguieron a los que lanzaron las piedras y dispararon de forma accidental contra un coche, matando a un adolescente palestino".
Así, la Portavocía del Ejército ha manifestado que "durante un tiroteo para eliminar una amenaza, gente que no participaba en ella en la escena del incidente fue alcanzada de forma accidental", según ha informado el diario israelí 'Haaretz'.
El padre del adolescente, identificado como Mahmoud Rafat Badran, de 15 años de edad, ha relatado que su hijo había ido a la piscina con varios primos y otro familiar recientemente llegado de Qatar.
"Se ha tratado de disparos indiscriminados con la intención de matar, y reclamo que este incidente sea juzgado por un tribunal internacional", ha dicho el padre de Badran. Los disparos han herido además a dos hermanos de Badran y a otros dos familiares que estaban en el vehículo.
Por su parte, el secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, ha condenado "en los términos más firmes" el suceso, que ha descrito como "un ataque brutal", según ha informado la agencia palestina de noticias Maan.
"Este asesinato a sangre fría reafirma nuestras peticiones al relator especial de la ONU sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias y arbitrarias a que abra una investigación inmediata sobre el asesinato extrajudicial de palestinos, y especialmente niños, por parte de Israel", ha dicho.
"La comunidad internacional tiene la responsabilidad de dejar de permitir la impunidad de Israel por crímenes que comete en territorios ocupados y contra el pueblo palestino", ha remachado.
En esta misma línea se ha pronunciado el Ministerio de Exteriores palestino, que ha dicho que estos incidentes tienen lugar "mientras el Gobierno de extrema derecha de (el primer ministro israelí, Benjamin) Netanyahu continúa rechazando todas las iniciativas regionales e internacionales para relanzar las negociaciones de paz".
En respuesta, el Ministerio de Exteriores de Israel ha dicho que "de no ser por la difícil situación de seguridad, resultado de la incitación y el terrorismo palestino, Israel no se vería obligado a usar la fuerza para proteger a sus civiles".