Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Suspendida la prohibición de que los palestinos usen los autobuses de los israelíes

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha decidido suspender la diretciva puesta en marcha hoy que implicaba que los palestinos que trabajan en Israel deberían utilizar autobuses diferentes a aquellos en los que viajan los pasajeros israelíes en su regreso a sus viviendas en Cisjordania.

Las críticas vertidas sobre la nueva normativa han llevado al primer minitro y al ministro de Defensa, Moshe Yaalon, ha decidir la retirada de la prohibición.
La directiva determina que los trabajadores palestinos tienen que regresar a través del mismo punto de control que atravesaron en el camino de ida. Por otra parte, los conductores de los autobuses que cubren las líneas que conectan Israel y Cisjordania trabajarán durante periodos de tres meses, tras lo que pasarán un proceso de supervisión.
Hasta ahora, los trabajadores palestinos que entraban en Israel podían regresar a los Territorios Palestinos Ocupados a través de cualquiera de los puntos de control, por lo que las nuevas regulaciones implicarían que algunos de ellos tardasen hasta dos horas más en completar el trayecto, según varias ONG.
Durante los últimos años, el Comité de Colonos de Samaria, así como el residente del asentamiento de Ariel y parlamentario Oren Hazan, han llevado a cabo una dura campaña reclamando la segregación en los autobuses.
Hasta ahora, el director del Comando Central de Israel, Nitzan Alon, había rechazado que los trabajadores supongan un riesgo para la seguridad argumentando que, en caso de que quisieran llevar a cabo un ataque, lo harían una vez en Israel, y no en los autobuses de regreso a sus viviendas.
Sin embargo, Yaalon afirmó que "no hace falta ser un experto en seguridad para saber que 20 árabes en un autobús con un conductor israelí y dos o tres pasajeros y un soldado es un escenario para un ataque".