Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Israel contacta con Rusia para hablar sobre las zonas seguras en Siria

El Gobierno de Israel ha realizado consultas con el Ejecutivo de Rusia y con otros países sobre las denominadas zonas seguras o de distensión que acordaron Turquía, Irán y Rusia en Siria, según ha contado a la prensa el embajador israelí en Rusia, Harry Coren.
"Se llevan a cabo determinados contactos, no puedo entrar en detalles, con la parte rusa y con algunos otros países, por ahora observamos el proceso, confiamos en que serán creadas, y eso dista de ser fácil", ha afirmado, según informa la agencia de noticias Sputnik.
El embajador ha expresado su confianza en que el proceso "reflejará los intereses de la seguridad nacional de Israel que fueron transmitidos en varias ocasiones de modo oficial tanto por el primer ministro de Israel como por el ministro de Defensa".
"Cuando otras partes hablan de ciertas iniciativas que están estrechamente vinculadas a nuestra seguridad, y en este caso se trata de la zona sur (de distensión en Siria), esto claro que nos interesa", ha señalado.
El memorando para la creación de las zonas de distensión --en la provincia de Idlib y en parte de las vecinas Latakia, Alepo y Hama; algunas zonas del norte de la provincia de Homs; en Ghouta Oriental y en determinadas áreas de las provincias de Deraa y Al Quneitra, en el sur del país, fue firmado por Turquía, Irán y Rusia, durante la cuarta ronda de las consultas sirias en Astaná, celebrada el 3 y el 4 de mayo.
El acuerdo busca poner fin a los enfrentamientos armados entre las fuerzas gubernamentales y las de la oposición, afianzar el alto el fuego vigente desde el 30 de diciembre y separar a los rebeldes de los grupos terroristas Estado Islámico y Frente Fatá al Sham.
Siria vive desde marzo de 2011 una guerra que ha acabado con la vida de entre 300.000 y 400.000 personas, según las estimaciones de la ONU.