Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mueren una mujer y una niña tras un ataque aéreo israelí destinado a Hamás

Niño palestino junto a los restos que ha dejado el ataque israelíFoto: Reuters

Un ataque aéreo israelí lanzado contra un objetivo de Hamás en la Franja de Gaza ha alcanzado el domingo una vivienda cercana, matando a una mujer palestina y a su hija, según fuentes oficiales, en un momento en el que las tensiones en la región han elevado los temores a una escalada de la violencia.

El Ejército de Israel ha asegurado en un comunicado que sus fuerzas aéreas señalaron como objetivo dos zonas de armas pertenecientes a Hamás, el grupo islamista que controla Gaza, en respuesta al lanzamiento de dos misiles a Israel el sábado y el viernes.
Según testigos, una potente explosión en uno de los campamentos de Hamás en la ciudad de Gaza ha provocado el derrumbe de una vivienda cercana mientras sus habitantes dormían dentro.
El portavoz del Ministerio gazatí de Sanidad, Ashraf al Qidra, ha indicado que las fallecidas son una mujer de 30 años embarazada y su hija, de tres años. En el ataque han resultado heridos además un hombre y un niño de cinco años. Por el momento, nadie ha reivindicado la autoría del lanzamiento del misil, que fue interceptado cerca de la localidad israelí de Ashkelon.
La situación en la región ha empeorado y durante los últimos doce días, cuatro israelíes y 22 palestinos han muerto, muchos de ellos víctimas de ataques con cuchillos, en Jerusalén, la ocupada Cisjordania, Gaza y otras ciudades de Israel. El contexto en el que se encuentra la región ha elevado las preocupaciones de que se esté gestando una nueva revolución.
Los ataques, casi diarios, y los enfrentamientos entre palestinos e israelíes no están al nivel de las anteriores revueltas en la región, pero la escalada de la violencia ya ha provocado que se hable de una posible tercera 'intifada'. Por el momento estos nuevos incedentes han dejado a su paso la muerte de 21 palestinos y 4 israelíes en diez días.