Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estado Islámico habría ejecutado a uno de sus principales comandantes cerca de Mosul

El grupo yihadista Estado Islámico habría ejecutado este jueves a uno de sus principales comandantes cerca de la localidad de Mosul, su principal bastión en Irak.
Fuentes de seguridad han indicado que el ejecutado era el 'emir' de la localidad de Zangili, situada al oeste de Mosul, sin que por el momento se sepan los motivos de la ejecución.
Estas mismas fuentes, citadas por la cadena de televisión iraquí Al Sumaria, han señalado que la ejecución, un fusilamiento, habría sido llevada a cabo por orden directa del líder del grupo, Abú Bakr al Baghdadi.
En los últimos meses han surgido informaciones sobre tensiones en el seno de la formación yihadista, incluido un intento de levantamiento contra Al Baghdadi que fue abortado.
El grupo yihadista reconoció en octubre que la Policía Islámica intentó llevar a cabo un golpe contra Al Baghdadi, agregando que el líder del mismo y más de 50 de sus seguidores fueron ejecutados posteriormente.
El objetivo del líder golpista era apoyar a las fuerzas gubernamentales en el marco de la ofensiva militar en Mosul a través de la reducción significativa de las defensas de los yihadistas en la ciudad.
La ofensiva para recapturar Mosul, el principal bastión de los yihadistas en Irak, comenzó el pasado 17 de octubre. Su caída supondría una derrota estratégica y simbólica para el grupo.
Las autoridades iraquíes han anunciado este mismo jueves el inicio de la segunda fase de las operaciones, tras varias semanas centradas en reforzar sus posiciones en las zonas arrebatadas a los yihadistas.
En las operaciones participan más de 100.000 efectivos pertenecientes al Ejército iraquí, milicias chiíes y peshmerga kurdos. Las fuerzas iraquíes también cuentan con el apoyo aéreo de Estados Unidos.
A pesar de que se estima que no hay más de 5.000 milicianos en el interior de la ciudad, el avance de las tropas iraquíes está siendo lento y difícil, ya que los yihadistas han colocado una gran cantidad de minas antipersona y artefactos explosivos caseros en su retirada de las zonas liberadas, causando la muerte de cientos de civiles y retrasando la ofensiva iraquí.