Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estado Islámico ofrece 956.000 euros al que mate a una danesa que combatió contra el grupo en Siria e Irak

El grupo yihadista Estado Islámico ha ofrecido una recompensa de un millón de dólares (cerca de 956.000 euros) al que mate a una mujer kurda de nacionalidad danesa que combatió contra el grupo en Siria e Irak, según ha informado la cadena de televisión kurda Rudaw.
Palani, de 23 años de edad, se encuentra a la espera de juicio en Dinamarca por unirse a un grupo armado extranjero, y podría ser condenada a seis meses de cárcel.
Las autoridades danesas retuvieron el año pasado el pasaporte de Palani cuando regresó al país tras recibir un permiso de los peshmerga --las fuerzas de seguridad kurdas-- tras casi un año combatiendo contra Estado Islámico.
Además de junto a los peshmerga, Palani combatió al grupo yihadista en las filas de las Unidades de Protección Popular (YPG), la principal milicia kurda de Siria.
La joven, hija y nieta de peshmerga, es una kurda iraní nacida en un campamento de refugiados de Naciones Unidas en la localidad iraquí de Ramadi, después de que su familia huyera durante la Guerra del Golfo.
Desde ahí se trasladaron a Dinamarca, donde residía en el momento en el que decidió unirse a los grupos kurdos para luchar contra Estado Islámico.
En una entrevista concedida en 2015 a Vice, Palani tildó de "traición" que el Gobierno danés le retirara el pasaporte, agregando que estaba entrenando a mujeres en el uso de armas cuando viajó a Dinamarca.
Pese a ello, recalcó su identidad como "mujer kurda y europea", agregando que "sólo podría vivir en el Kurdistán durante uno o dos años", argumentando que "no es muy confortable vivir allí para una mujer como ella".
"Elegiría la justicia pública antes que la felicidad personal. Daría mi vida por Europa, la democracia, la libertad y los derechos de las mujeres. Siento que he sido traicionada por aquellos por los que estuve dispuesta a sacrificarme", remachó.