Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estado Islámico dice que la coalición ha destruido el último puente operativo sobre el Tigris en Mosul

El grupo yihadista Estado Islámico ha asegurado este martes que el último puente que quedaba operativo sobre el río Tigris en Mosul ha sido destruido en un bombardeo de la coalición que encabeza Estados Unidos.
La agencia de noticias Amaq, vinculada al grupo, ha publicado un vídeo en la que muestra una sección derrumbada del Puente Viejo, tal y como ha recogido la cadena de televisión británica BBC.
Por su parte, la coalición internacional ha publicado un comunicado en el que afirma que el lunes fue "inutilizado un puente" en Mosul, sin dar más detalles al respecto.
Mosul contaba con cinco puentes antes del inicio de la ofensiva militar contra Estado Islámico en la ciudad, si bien dos de ellos resultaron dañados en octubre y otros dos en noviembre.
Los puentes fueron bombardeados en un intento de la coalición internacional de afectar la capacidad de los yihadistas de trasladarse y recibir refuerzos.
A principios de diciembre, la coalición bombardeó los alrededores del Puente Viejo, días después de que el mismo apareciera en un vídeo de propaganda en el que figuraba el periodista británico John Cantlie, secuestrado en Siria en 2012.
En el mismo, Cantlie dijo que los daños a los puentes y otra infraestructura de la ciudad estaba teniendo un impacto negativo en las vidas de los civiles.
La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ha alertado de que la destrucción de los puentes podría afectar a los esfuerzos de evacuación de civiles.
La ofensiva para recapturar la ciudad de Mosul, el principal bastión de los yihadistas en Irak, comenzó el pasado 17 de octubre. Su caída supondría una derrota estratégica y simbólica para el grupo.
En las operaciones participan más de 100.000 efectivos pertenecientes al Ejército iraquí, milicias chiíes y peshmerga kurdos. Las fuerzas iraquíes también cuentan con el apoyo aéreo de Estados Unidos.
A pesar de que se estima que no hay más de 5.000 milicianos en el interior de la ciudad, el avance de las tropas iraquíes está siendo lento y difícil, ya que los yihadistas han colocado una gran cantidad de minas antipersona y artefactos explosivos caseros en su retirada de las zonas liberadas, causando la muerte de cientos de civiles y retrasando la ofensiva iraquí.
El primer ministro de Irak, Haider al Abadi, ha estimado este mismo martes que bastan tres meses para "eliminar" la presencia del grupo en el país.