Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estado Islámico reclama la autoría del asesinato de un soldado tunecino cerca de la frontera con Argelia

El grupo yihadista Estado Islámico ha reclamado este domingo la responsabilidad del asesinato el sábado de un soldado tunecino en su vivienda en la provincia de Kasserine (oeste), cerca de la frontera con Argelia.
La agencia de noticias Amaq, vinculada al grupo, ha indicado que "combatientes de Estado Islámico" están detrás del asesinato, según ha recogido por SITE Intelligence Group, un organismo especializado en hacer seguimiento de los grupos terroristas.
El soldado asesinado ha sido identificado como Said Ghozlani, según han recogido los medios locales, que han detallado que se encontraba en su vivienda junto a su madre cuando los atacantes irrumpieron en la misma y le asesinaron.
Fuentes de seguridad citadas por el diario local 'Business News' han apuntado que detrás del suceso estaría el grupo armado Jond el Jilafa, una facción disidente de la formación Oqba Ibn Nafaa --vinculad a Al Qaeda- que juró lealtad a Estado Islámico.
Desde el levantamiento de 2011 contra el presidente Zine el Abidine ben Alí, la democracia tunecina ha sido vista como un modelo para la región, pero los milicianos islamistas son uno de los mayores retos para el nuevo primer ministro, Yusef Chahed, quien asumió el cargo el 5 de septiembre.
Más de 3.000 tunecinos se han sumado a la lucha de Estado Islámico en Siria y en Irak, lo que ha hecho saltar todas las alarmas en Túnez ante la posibilidad de un retorno que tendría, como paso intermedio, la caótica Libia.