Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Irán aclara que su embajador en Kuwait no abandonará el país porque "no hay ningún problema"

El Ministerio de Exteriores de Irán ha aclarado este lunes que su embajador en Kuwait, Alireza Enayati, no abandonará el país, a pesar de que la semana pasada el emirato anunció la expulsión del representante diplomático de la República Islámica por un caso de espionaje.
Kuwait pidió el pasado jueves a Irán que redujera el número de diplomáticos acreditados en su Embajada y cerrara su misión cultural y las "oficinas asociadas", de acuerdo con un comunicado del Ministerio de Exteriores kuwaití publicado por la agencia de noticias oficial KUNA.
Estas medidas serían la respuesta de Kuwait al caso 'Célula Abdali', que se resolvió el año pasado cuando el Tribunal Supremo condenó a 23 hombres, un iraní y el resto kuwaitíes, por espiar para Teherán y para el partido-milicia chií libanés Hezbolá.
"Irán ha reducido el personal de la Embajada en Kuwait pero no tiene nada que ver con una expulsión de diplomáticos iraníes o con una declaración de persona 'non grata'", ha dicho el portavoz del Ministerio de Exteriores iraní, Bahram Qasemi, en una rueda de prensa celebrada este lunes.
En consecuencia, ha aclarado que "el embajador de Irán seguirá estando presente en Kuwait y la Embajada seguirá activa a nivel de embajadores". "No hay ningún problema en este sentido", ha sostenido Qasemi, citado por la agencia de noticias oficial IRNA.
Qasemi ha admitido que el fallo del caso 'Célula Abdali' molestó al régimen de los ayatolás, si bien ha recordado que ambos países "siempre han mantenido relaciones positivas". "Seguiremos con nuestras conversaciones y nuestros contactos", ha afirmado.
Irán atribuyó el anuncio de KUNA a "la presión de las políticas intervencionistas de Arabia Saudí y a las acusaciones infundadas sobre la interferencia iraní" en los asuntos regionales.
Kuwait es uno de los países que ha intentado mediar entre el cuarteto formado por Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Egipto y Qatar, con quien rompieron relaciones el pasado 5 de junio por su presunto apoyo a grupos terroristas y por favorecer la agenda política de Irán.
Desde entonces, Riad y sus aliados han impuesto un bloqueo económico y territorial a Doha. En un principio le exigieron que cumpliera un total de trece demandas, que finalmente han rebajado a seis compromisos generales sobre la lucha contra el terrorismo y la no injerencia en asuntos internos.