Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Irán achaca a un cortocircuito el incendio en el edificio Plasco, que se derrumbó la semana pasada

El ministro del Interior de Irán, Abdolreza Rahmani Fazli, ha achacado este jueves a un cortocircuito el incendio desatado la semana pasada en el edificio Plasco, en la capital, Teherán, que se derrumbó posteriormente.
"El cortocircuito eléctrico es la causa principal del incidente en el Plasco", ha dicho, según ha informado la cadena de televisión iraní Press TV.
Las autoridades han elevado este mismo jueves a 20 el número de muertos --entre ellos 16 bomberos-- tras recuperar los cadáveres de otros cuatro bomberos entre los escombros.
El alcalde de la ciudad, Mohamad Baquer Qalibaf, afirmó tras el derrumbe que en el suceso habrían muerto 20 bomberos, dándoles por muertos dadas las circunstancias.
El jefe del Tribunal Criminal de Teherán, Mohamad Shahryari, ha indicado que otras ocho personas continúan desaparecidas, negando las informaciones sobre decenas de atrapados entre los escombros.
El derrumbe, en el que resultaron heridas más de 190 personas, tuvo lugar mientras los bomberos luchaban contra un incendio en el edificio Plasco, que albergaba un mercado.
El edificio, construido hace 54 años, era uno de los rascacielos más antiguos de Teherán. El propio Qalibaf ha afirmado que los gestores del edificio ignoraron las alertas sobre la mala seguridad del mismo.