Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Irak desbarata una masiva operación de Estado Islámico contra los principales objetivos chiíes del país

Los servicios de Inteligencia iraquíes han desbaratado una operación de Estado Islámico para atentar en las grandes ciudades santas para los chiíes del país y matar a la principal autoridad religiosa del islam chií, el gran ayatolá Alí Sistani, según ha informado el jefe de los servicios antiterroristas del país, Abú Alí al Basri, al diario oficial 'Al Sabah', en una noticia publicada este domingo.
"El grupo terrorista Estado Islámico estaba preparado para perpetrar tres ataques contra las mezquitas de Karbala, Nayaf y Samarra, y un atentado contra la residencia del gran ayatolá Alí al Sistani, también en Nayaf", ha declarado Al Basri en comentarios recogidos a su vez por la agencia oficial de noticias china, Xinhua.
"Estos ataques estaban diseñados para ser ejecutados por decenas de terroristas suicida al volante de coches bomba o con chalecos explosivos, de diferentes nacionalidades y con la ayuda de mafias de contrabando para facilitar la entrada del material explosivo", ha añadido.
Para rematar, el grupo tenía previsto atacar una mezquita en la ciudad de Kufa, cerca de Nayaf, y zonas abarrotadas de gente en la ciudad de Basora, en el sur del país, para alimentar la lucha sectaria.
El informe fue presentado al primer ministro del país, Haider al Abadi, y al ministro del Interior, Qassim al Aaraji, quienes dieron orden inmediata de lanzar ataques aéreos de carácter preventivo contra las posiciones de los terroristas antes de que comenzaran a viajar hacia sus objetivos, de acuerdo con el medio, que no especifica cuándo tuvieron lugar las operaciones.
Sí se sabe que los bombardeos ocurrieron en zonas del interior de Siria, como Al Mayadín o en localidades de la frontera de Irak con Siria, como Al Qaim, y se saldaron con la muerte de "decenas de milicianos y la destrucción de vehículos explosivos".
"Se trataba de la operación terrorista más peligrosa de la historia de Irak. De haber tenido éxito, Irak habría entrado en un largo túnel oscuro y en una espiral de violencia y sangre", ha indicado el medio oficial iraquí.