Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las fuerzas de Irak se hacen con el control de los cinco puentes sobre el Tigris en Mosul

Las fuerzas de seguridad de Irak se han hecho este martes con el control de los cinco puentes sobre el río Tigris en la localidad de Mosul, en el marco de las operaciones contra el grupo yihadista Estado Islámico.
El teniente general Abdulwahab al Saadi, de la Brigada Dorada, ha asegurado que las fuerzas iraquíes han expulsado además a los yihadistas del barrio de Zaraei, en la orilla del río, según ha informado la cadena de televisión kurda Rudaw.
Estado Islámico ha sido expulsado de buena parte de los distritos del este de Mosul, su último gran bastión en Irak, en los tres meses que dura ya la ofensiva, durante la que las tropas iraquíes se han hecho con amplias zonas a lo largo del río Tigris, que divide en dos la ciudad de norte a sur.
Este mismo martes, Maan Saad, comandante de las Fuerzas Antiterroristas, ha recalcado que los yihadistas han sido derrotados en la práctica totalidad de la zona este de la ciudad, con sólo tres barrios en manos de Estado Islámico.
"En la orilla este no queda mucho", ha indicado, manifestando que "en el frente norte no hay más de tres barrios fuera del control de las fuerzas de seguridad".
La captura de toda la orilla oriental, que los oficiales dicen que es inminente, permitirá al Ejército, las fuerzas especiales y las unidades de elite de la Policía comenzar los ataques sobre el oeste de la ciudad, todavía bajo control de Estado Islámico.
El asalto a Mosul, en el que participa una fuerza terrestre de 100.000 hombres del Ejército y la Policía iraquíes, así como peshmerga kurdos y las Unidades de Movilización Popular, es la batalla más compleja en Irak desde la invasión liderada por Estados Unidos en 2003.
La ofensiva, lanzada el 17 de octubre de 2016 por el Gobierno de Haider al Abadi, entró en una segunda fase en 29 de diciembre, tras varias semanas reforzando posiciones para consolidar los avances logrados hasta entonces.
La reconquista de Mosul supondría un golpe estratégico y simbólico contra Estado Islámico, que aspira a gestionar un 'califato' en Irak y Siria donde aplicar una estricta visión de la 'sharia'.