Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las fuerzas de Irak expulsan a Estado Islámico de otro de los barrios de la Ciudad Vieja de Mosul

Las fuerzas de Irak han anunciado este martes la toma de otro de los barrios ubicados en la Ciudad Vieja de la localidad de Mosul, en medio de su ofensiva contra el grupo yihadista Estado Islámico.
El comandante de la operación 'Allá vamos, Nínive', Abdelamir Yaralá, ha confirmado que las tropas iraquíes "han liberado el barrio de Al Mushahada, en la Ciudad Vieja", según ha informado el portal local de noticias Iraqi News.
Las autoridades habían anunciado horas antes la toma de la mezquita de Ziwani, ubicada en la zona de Bab al Beid. La Policía Federal ha asegurado que está a solo unos días de expulsar completamente a los yihadistas de la Ciudad Vieja.
Este mismo martes, el primer ministro de Irak, Haider al Abadi, ha declarado que la victoria sobre Mosul llegará "muy pronto", tras ocho meses de ofensiva para recuperar la ciudad.
Se estima que más de 350 combatientes de Estado Islámico han estado haciendo uso de trampas, ataques suicidas y francotiradores para frenar el avance de las fuerzas iraquíes desde el oeste, el norte y el sur.
Los civiles que han conseguido escapar a los combates afirman que hay muchas personas --50.000 según el Ejército iraquí-- atrapadas detrás de las líneas de Estado Islámico y con poca comida, agua o medicinas.
A pesar de que el Gobierno iraquí tenía previsto recuperar Mosul en 2016, la lucha se ha prolongado a medida que el grupo terrorista ha reforzado sus posiciones en zonas pobladas, utilizando en muchas ocasiones a los civiles como escudos humanos.
La semana pasada, Estado Islámico destruyó la mezquita Al Nuri, desde donde su líder, Abú Bakr al Baghdadi, proclamó su califato en 2014. Al Abadi ha calificado este acto como un "reconocimiento de la derrota" del grupo, que no obstante sigue teniendo el control sobre la mezquita.