Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ministro del Interior defiende la actuación de las fuerzas de seguridad en las protestas en Alhucemas

El ministro del Interior de Marruecos, Abdeluafi Laftit, ha defendido este martes la actuación de las fuerzas de seguridad durante las manifestaciones de las últimas semanas en la localidad de Alhucemas contra la corrupción y el desempleo.
En una comparecencia ante el Parlamento, Laftit ha destacado que el movimiento contestatario 'Hirak' ha rechazado cualquier intento de diálogo, agregando que los programas de las autoridades para la ciudad "responden al 90 por ciento de las reivindicaciones de la población".
"No ha sido detenida ninguna persona en el Rif desde hace siete meses, salvo cuando ha sido una cuestión de proteger la libertad de culto y por insultos contra un imam", ha recalcado, según ha informado el diario local 'TelQuel'.
Laftit se ha referido así a la detención la semana pasada del activista Naser Zefzafi, uno de los principales promotores de las protestas que tienen lugar desde hace semanas en Alhucemas contra el Gobierno marroquí.
El arresto de Zefzafi se produjo por "presunta obstrucción a la libertad de culto" en virtud de la orden de arresto emitida en su contra el pasado viernes.
Zefzafi, líder del movimiento 'Hirak', interrumpió el viernes el sermón de un clérigo de la zona cuando se disponía a criticar las protestas que se han venido sucediendo en la ciudad, especialmente a raíz de la muerte de un pescadero, que falleció en octubre al ser aplastado por un camión de basura cuando intentaba recuperar pescado que le había sido confiscado por las fuerzas de seguridad.
El activista fue detenido junto a otras personas y todos ellos han sido entregados a la Brigada Nacional de la Policía Judicial (BNPJ) en Casablanca. En el caso del resto de detenidos, son sospechosos de atentar contra la seguridad interior del Estado y actos constituyentes de delito en virtud de la ley.