Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El drama de la inmigración

Sólo en 48 horas 3.600 inmigrantes han sido rescatados de barcos atestados procedentes de los puertos africanos que intentaban alcanzar Europa. Los buques de guerra dejan sus maniobras militares a un lado para, como estos días, participar en labores de salvamento en pleno Mediterráneo. Tras avistar una de estas pateras con más de 600 personas, un buque británico inicia el rescate de los inmigrantes desesperados a los que pone a salvo llevándoles a Catania. Desde Sicilia los alcaldes gritan que necesitan ayuda. Que no pueden aliviar todo el drama que llega incesante por el Canal. Son miles, 70.000 sólo en los cuatro primeros meses del año. Necesitados en primer lugar de comida y agua, de cuidados médicos, de identificación y posteriormente de acogida. Mientras en puerto el desembarco no cesa, otro buque, esta vez alemán hace lo propio y rescata a más de un centenar de inmigrantes frente a las costas de Libia. Huyen de la miseria, del hambre.. y como dice unanigeriana, de los terrores de Boko Haram.  Desde la península italiana, incluso cuando ya se estaban concluyendo documentación y visados, varias regiones se han negado a acoger a más inmigrantes. Han dicho basta esperando ayuda urgente de Europa.