Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

India anuncia la muerte de tres de sus soldados en Cachemira y dice que uno fue decapitado

El Ejército de India ha anunciado este martes la muerte de tres de sus soldados en un ataque de "comandos paquistaníes" en Cachemira, asegurando que uno de los militares fue además decapitado.
"La venganza será dura por este acto cobarde", ha indicado el Ejército indio en un comunicado. Los atacantes, presuntos miembros de las Fuerzas Armadas de Pakistán, se dieron a la fuga.
En respuesta, el Ministerio de Exteriores de Pakistán ha tildado de "falsas e infundadas" las acusaciones sobre la decapitación de un soldado indio.
"El Ejército paquistaní, con su postura profesional, no participa en actividades contrarias a la ética, y tampoco las apoya", ha dicho el portavoz del ministerio, Nafis Zakaria, tal y como ha recogido el diario local 'Dawn'.
El suceso ha tenido lugar un día después de que Pakistán denunciara la muerte de cuatro civiles a causa de disparos de las fuerzas indias en la zona fronteriza con Cachemira.
En las últimas semanas se han registrado numerosos incidentes en la zona fronteriza entre ambos países, tanto en Cachemira como en otros puntos de la misma, sucesos que se han saldado con varios muertos por ambos lados.
Cachemira lleva siendo escenario de manifestaciones desde el 8 de julio en protesta por la muerte de un comandante separatista. Las protestas se han saldado con la muerte de al menos 80 civiles, mientras que varios miles han resultado heridos.
La histórica tensión entre ambos países se encuentra además en un momento especialmente difícil desde el ataque perpetrado en septiembre por milicianos paquistaníes contra una base india en Cachemira que costó las vidas a 19 militares.
La semana pasada, el ministro de Defensa de Pakistán, Jawaja Asif, advirtió de que un incremento de las tensiones con India sería "catastrófico" para la región, denunciando las "provocaciones" de Nueva Delhi.
Por su parte, India acusa a Pakistán de fomentar la inestabilidad en la región y de respaldar a grupos separatistas como los responsables del citado ataque contra una de sus bases militares.