Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Imputado un parlamentario árabe-israelí por entregar de contrabando teléfonos móviles a presos

Las autoridades de Israel han imputado este jueves al parlamentario árabe-israelí Basel Ghattas por entregar de contrabando teléfonos móviles a palestinos encarcelados por terrorismo.
Ghattas hace frente a cargos por entregar documentos al margen de la administración de prisiones, uso de propiedades con propósitos terroristas, y fraude y violación de la confianza en un trabajador público, entre otros.
El pliego indica que el parlamentario conspiró con varias personas para introducir teléfonos móviles para que fueran entregados a varios presos, según ha informado el diario local 'Yedioth Ahronoth'.
Ghattas ha sido liberado de su arresto domiciliario horas después, si bien tendrá que estar acompañado por una escolta cada vez que abandone su vivienda.
El parlamentario ha dicho que la decisión de no prolongar su arresto domiciliario "es la correcta", recalcando que insistirá en su derecho a un juicio justo y en su inmunidad.
El lunes, la comisión de ética de la Knesset aprobó suspender a Ghattas, quien tendrá prohibida la actividad parlamentaria durante un período de seis meses, el castigo más severo que ha autorizado el comité.
Ghattas consideró la decisión de la Knesset como una "venganza", asegurando que no se ha tomado ninguna decisión similar contra ningún otro parlamentario que esté siendo investigado antes de que se emita una sentencia.
El parlamentario reconoció haber entregado los sobres tras ver las imágenes de las cámaras de seguridad, si bien dijo que no sabía lo que había en su interior.
Tras su detención, Ghattas manifestó que "no lamenta" haber entregado los sobres a los presos. "Me reúno con ellos desde hace años e intento ayudarles sin violar la ley. Es mi deber ayudar a mi gente", remachó.