Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ian Thorpe confiesa en un libro que pensó en suicidarse

Ian Thorpe. Foto archivo / REUTERScuatro.com

El nadador Ian Thorpe ha pasado la mayor parte de su vida luchando contra la depresión. En un libro a punto de publicarse, Thorpe revela que su enfermedad fue tan severa que incluso pensó en suicidarse e, incluso, planeaba cómo y dónde matarse. También confiesa que bebía grandes cantidades de alcohol para alejar de su mente esos pensamientos y manejar sus estados de humor.

Según informa The Sydney Morning Herald, el nadador señala que “era la única forma en la que conseguía dormir. No pasaba todas las noches pero había numerosas ocasiones, especialmente entre 2002 y 2004 cuando entrenaba para defender mis títulos olímpicos en Atenas, que abusé de mí mismo de esta manera, siempre solo y en una nube de vergüenza”.
Thorpe cree que la depresión es frecuente entre los atletas de élite. Sus períodos más negros a menudo se producían a final de mes, momentos en los que contemplaba el suicidio.
“Incluso pensaba en lugares específicos o una forma especial de matarme, pero entonces siempre me frustraba, y me daba cuenta de lo ridículo que era. ¿Podría matarme? Mirando atrás, no creo que lo hubiera hecho pero había días en mi vida que incluso ahora me hacen estremecer”.
Thorpe también hace persistentes menciones sobre su sexualidad: “Para que quede claro, no soy gay y todas mis experiencias sexuales han sido heteresexuales. Me atraen las mujeres, me encantan los anuncios y aspiro a tener una familia algún día… Sé lo que es crecer y ser preguntado por tu sexualidad y darte cuenta de que no es la realidad completa. Fui acusado de ser gay antes incluso de saber quién era yo”.
En este libro, 'This Is Me: The Autobiography', escrito con Robert Wainwright, Thorpe explica que nunca ha hablado de las complicaciones de su vida y que sus padres no saben que ha sufrido depresión paralizante.
“Sé que la enfermedad no puede ser la excusa para los pobres resultados. Era capaz de nadar en mis mejores tiempos en los peores periodos”, indica. “Y tampoco era una reacción a la vida de alfombras rojas y discursos, ni puedo culpar a la intrusión de los medios, aunque ciertamente no ayudaran y podría explicar mi reticencia a hablar de mi vida privada. Era un terrible lugar oscuro en el que esconderme”.