Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cadáver de Chávez fue sometido a tres tratamientos con formol

El cadáver del fallecido presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ha sido sometido a tres tratamientos con formol desde su fallecimiento para que se mantuviera en buen estado durante la capilla ardiente instalada en la Academia Militar de Caracas, según ha informado el diario 'El Nacional'.

La experta patóloga Antonieta De Dominicis ha descartado que el cadáver del mandatario, fallecido el pasado 5 de marzo, pueda ser embalsamado por el tiempo transcurrido desde su muerte. "Hicieron una preparación transitoria, como hacen a muertos comunes", ha explicado.
Según este diario, el cuerpo de Chávez fue sometido a tres sesiones de inyecciones de formol desde el 5 hasta el 15 de marzo, con el objetivo de mantener en buen estado el cadáver durante la capilla ardiente instalada en la Academia Militar de Fuerte Tiuna.
El proceso fue realizado por un experto de la Funeraria Vallés y provocó que se cerrara durante varias horas el acceso a la capilla ardiente. Las intervenciones para la preparación del cadáver duraron entre tres y cuatro horas en cada ocasión y fueron ejecutadas de madrugada, siendo la última sesión el jueves desde las 2.00 hasta las 5.00 horas.
Este tratamiento de conservación permitirá que el cuerpo permanezca en buen estado hasta su traslado este viernes al Museo de la Revolución, en la capital venezolana. La Presidencia de la República venezolana se ha encargado de vigilar el tratamiento al cuerpo de Chávez "por razones de seguridad", según fuentes del palacio de Miraflores.
Los responsables directos del velatorio del presidente Chávez fueron la Casa Militar y la ministra de Presidencia y de Seguimiento de la Gestión del Gobierno, la almirante Carmen Meléndez. La almirante fue la encargada de establecer contactos internacionales en embalsamamiento de cadáveres para determinar si el cuerpo de Chávez podía ser embalsamado.
La experta patóloga Antonieta de Dominicis ha subrayado que el Gobierno debería haber dispuesto el embalsamamiento de Chávez la misma noche de su fallecimiento porque el proceso requiere un mínimo de ocho horas de tratamiento tras la muerte.
La experta ha afirmado que, posiblemente, Chávez sólo ha sido sometido a una preparación transitoria, similar a la que se le realiza a los cuerpos que van a ser trasladados a otro país.