Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hugo Chávez, el polémico líder al que la enfermedad apartó del poder

Un año después de que el cáncer le arrebatase la vida al ex presidente Hugo Chávez, continúa siendo el líder irreverente por antonomasia que se convirtió en mito mucho antes de su muerte. Tan carismático como polémico, su forma de interpelar a los líderes mundiales, su carácter y su temperamento crearon escuela y dejaron un legado del que todavía se alimenta la política venezolana.

Tras trece años en el poder, Hugo Chávez consiguió que los pobres se sintieran protagonistas de una política que durante décadas los tuvo olvidados. Redujo la pobreza de un 50 a un 27 por ciento, convirtiendo éste tema en el principal baluarte de su gestión y en uno de los motivos a los que aludía reiteradamente para lograr la reelección.
Mientras, la violencia campaba a sus anchas, atemorizando a una Venezuela que acaparaba titulares ante las excentricidades del que fue un líder con mayúsculas. Sus palabras conseguían exaltar a los dirigentes mundiales, provocando airadas reacciones y dividiendo a un país que se decantaba entre el amor y el odio hacia el creador de una doctrina política que definió como 'bolivarianismo' o socialismo del siglo XXI.
"Eres un ignorante, burro, hombre enfermo, inmoral, cobarde, mentiroso, genocida, mata-niños, borracho, ridículo. Ah, mister Danger, te metiste conmigo pajarito y entonces yo te voy a recordar desde acá desde las sábanas de Apure donde los llaneros le hicieron morder el polvo a los imperialistas que aquí vinieron", le dijo Chávez a George W. Bush, el 19 de marzo de 2006.
Una frase que se suma al "Aquí huele a azufre" o a la célebre "Váyanse al carajo, yanquis de mierda" con las que Chávez se permitía demonizar al que consideró su principal enemigo: Estados Unidos.
Sus irónicos discursos y sus irreverentes comentarios no dejaban indiferente a nadie y ponían banda sonora a los mandatos presidenciales de un hombre que hizo soñar a Venezuela con la prosperidad y la riqueza.
Usó el petróleo como principal baza para generar alianzas internacionales y situar a Venezuela como un estado a tener en cuenta en la diplomacia mundial. La nacionalización de ésta materia prima le permitió contar con nuevos ingresos, que en un 50 por ciento destinó a fines sociales, haciendo efectiva así la repartición de la riqueza de la que tanto habló.
Con Simón Bolívar como referente indiscutible y Fidel Castro como líder inspirador, Chávez apostó por una América Latina unida, bajo los ideales que él defendía.
Creó el canal Telesur, impulsó la unión económica de las naciones latinoamericanas y no dudó en defender enérgicamente a quienes consideraba sus aliados y denostar a aquellos que tenía por enemigos. "No soy monedita de oro para caerle bien a todos", expresó Chávez durante el último año de su mandato.
Impulsó su particular revolución y cuando conoció que su enfermedad sería terminal, no dudó en designar a dedo al que sería el encargado de continuar una batalla en la que importan poco las formas. Nicolás Maduro hizo suyo el estilo que tantas victorias le trajo a su mentor y logró la victoria en unas elecciones en las que la oposición denunció fraude electoral.
Aunque el mandatario murió en 2013, su imagen sigue llenando las calles de Caracas, sus mensajes siguen generando adeptos y enemigos entre el pueblo y su legado continúa avivando el debate político de una Venezuela que quedó polarizada tras la llegada de Hugo Chávez al poder.