Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Salvan la vida a bebés prematuros envolviéndolos en bolsas para bocadillos

Bebé prematuro protegido en una bolsa de plástico convencionalDaily Mail

Miles de bebés prematuros salvan sus vidas en el Reino Unido gracias al uso de una sencilla y barata técnica. Los médicos los envuelven en bolsas de plástico transparentes de las que se usan para conservar los bocadillos del almuerzo o la merienda. Su uso permite que la delicada piel de los recién nacidos conserve el calor y la humedad necesarios para garantizar su supervivencia en las mejores condiciones posibles.

Según cuenta Daily Mail, está técnica empezó a describirse en 1971 en Estados Unidos pero no fue hasta que se realizaron estudios más compejos a finales de la década de los noventa del siglo pasado cuando empezó a usarse de forma masiva.

Desde entonces, las unidades de neonatales del Reino Unido la han puesto en marcha con excelentes resultados sobre todo en las primeras horas de vida de los bebés prematuros, horas que resultan ser cruciales para su supervivencia.

Una piel delicada que se enfría rápidamente

Uno de los principales riesgos de los bebés prematuros a parte de su escaso peso, por debajo de los 700 o 600 gramos de peso es que en el momento de su nacimiento sus órganos no han alcanzado el grado mínimo de madurez necesario para garantizar su supervivencia debido a la falta de grasa subcutánea.

Uno de estos órganos es su piel. Los médicos utilizaban costosos dispositivos para mantener la temperatura y humedad de la misma hasta que descubrieron que envolviéndolos en las bolsas de plástico que normalmente usamos para guardar los bocadillos lograban el mismo o mejor resultado.

Además no hacía halta esterilizarlas, arropando en ellos a los bebés, lograban proporcionarles un lecho en el que mantenían la temperatura corporal y, al mismo tiempo, conseguían que la piel mantuviese  su grado de humedad correcto.