Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Homs, una de las cunas de la revolución siria, retorna a manos del Gobierno seis años después

Con la salida este domingo del último autobús de rebeldes, la ciudad siria de Homs, una de las cunas de la revuelta armada contra el presidente sirio hace más de seis años, ha retornado al control prácticamente total de las autoridades de Damasco, según ha confirmado el gobernador de Homs, Talal Barazi, a la agencia oficial de noticias siria SANA.
Más de 700 combatientes y un millar de acompañantes, la mayoría familiares, están preparando ya el último trayecto de los autobuses que les sacarán del último bastión insurgente de la ciudad, el barrio de Al Waer, con destino a zonas bajo control rebelde en virtud del acuerdo alcanzado entre el Gobierno sirio y grupos armados.
Ahora, las fuerzas de Damasco, con el apoyo de la Policía Militar rusa, procederán a terminar de despejar de armas y munición un barrio en el que más de 14.000 personas, de ellas 3.700 rebeldes a los que se ha permitido huir con sus armas ligeras, permanecían atrincheradas o atrapadas ante el asedio militar.
En Al Waer se quedarán 1.150 rebeldes que han decidido abandonar las filas de sus organizaciones y entregar definitivamente sus armas, según el gobernador. El resto partirán hacia las ciudades de Idlib y Yarablús, todavía bajo control insurgente, con ciertas garantías de seguridad del Gobierno sirio, y bajo la supervisión de la Media Luna Roja siria.
Estos acuerdos de evacuación han sido criticados por la oposición política al presidente Bashar al Assad al considerar que se trata de una maniobra de desplazamiento forzado. Naciones Unidas, además, condena igualmente la situación de asedio constante bajo la que han vivido estas poblaciones, aunque es una crítica que también extiende a los rebeldes que rodean localidades bajo control del Gobierno sirio.