Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hollande defiende que los musulmanes son "las primeras víctimas del fanatismo"

François HollandeReuters

El presidente francés, François Hollande, ha defendido que los musulmanes son "las primeras víctimas del fanatismo" en el mundo y ha subrayado que los franceses de este credo gozan de los mismos derechos que el resto de ciudadanos y, por tanto, deben ser protegidos.

Hollande ha inaugurado en la sede del Instituto del Mundo Árabe en París el foro "Renovación del mundo árabe" una semana después de los peores atentados en Francia en décadas obra de tres yihadistas y que han sido reivindicados, en parte, por Al Qaeda en la Península Arábiga (AQAP).
Los musulmanes, ha dicho, son "las primeras víctimas del fanatismo, del fundamentalismo, de la intolerancia". "El islamismo radical se ha alimentado de todas las contradicciones, de todas las influencias, de todas las miserias, de todas las desigualdades, de todos los conflictos no resueltos desde hace demasiado tiempo", ha opinado.
"Los franceses de confesión musulmana tienen los mismos derechos, los mismos deberes que todos los ciudadanos. Deben ser protegidos", ha defendido el presidente, subrayando que el "laicismo" imperante en Francia "respeta todas las religiones".
En este sentido, ha denunciado los numerosos ataques antimusulmanes que se han registrado en los últimos días desde que se produjo el atentado contra el semanario satírico 'Charlie Hebdo' en el que murieron doce personas.
"No se debe tolerar nada, el orden constitucional debe ejercerse con firmeza frente a aquellos que la toman con todos los lugares de culto", ha aseverado, defendiendo el papel que tienen en la enseñanza de la tolerancia las escuelas, "lugar de conocimiento y saber". "Los actos antimusulmanes, al igual que los antisemitas, deben ser castigados con firmeza", ha asegurado.
Hollande ha lanzado un mensaje al mundo árabe, pidiendo que prioricen "los lazos que hemos tejido en los últimos siglos" frente a las "amenazas que quieren separarnos". "Francia es un país amigo, pero que tiene unas reglas, unos valores, uno de los cuales no es negociable: la libertad y la democracia", ha incidido.
Los musulmanes en Francia deben sentirse "unidos, protegidos, respetados como ellos mismos deben respetar a la República", ha agregado el presidente.