Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hollande elige a Manuel Valls para encabezar un "Gobierno de combate"

El presidente de Francia, François Hollande, ha encargado al ministro del Interior, Manuel Valls, la formación de un nuevo Ejecutivo, "un Gobierno de combate" y "unido" que debe hacer caso del "mensaje" dado por los ciudadanos en las urbas. "Es un momento importante en nuestra vida nacional", ha destacado Hollande, en un discurso televisado en el que ha expresado su "reconocimiento" al primer ministro saliente, Jean-Marc Ayrault. "Confío en Manuel Valls", ha destacado.

"Es un momento importante en nuestra vida nacional", ha destacado Hollande, en un discurso televisado en el que ha expresado su "reconocimiento" al primer ministro saliente, Jean-Marc Ayrault.
Hollande ha agradecido a Ayrault haber tomado las riendas del Gobierno en momento difícil, con una situación "muy deteriorada" a consecuencia de la herencia dejada por la Unión por un Movimiento Popular (UMP) durante el mandato de Nicolas Sarkozy.
Sin embargo, ha apostado por "abrir una nueva etapa" y, para ello, ha encargado a Valls "la misión de liderar el Gobierno de Francia". El presidente ha avanzado que quiere apoyarse en "un equipo estrecho, coherente y unido", en "un gobierno de combate".
Este nuevo Ejecutivo tendrá como objetivos "devolver la fuerza" a la economía nacional, mejorar la "justicia social" y garantizar el poder adquisitivo de los franceses. En términos económicos, Hollande ha propuesto rebajar las cargas impositivas a las empresas, "en particular sobre los salarios bajos", y medidas para fomentar la contratación y la inversión.
El "mensaje" a Hollande
El detonante de la salida de Ayrault --primer ministro desde que Hollande llegó a la Presidencia en 2012-- han sido los malos resultados del Partido Socialista en las elecciones locales. "He captado el mensaje", ha dicho Hollande, al referirse al "descontento" que ha cundido entre una población que se ha expresado de forma "clara".
En este sentido, el mandatario galo ha reconocido que la población considera que hay "demasiados impuestos y demasiado paro". "No ignoro que muchos de vosotros tenéis problemas para llegar a fin de mes", ha añadido, consciente de que el país necesita una "rectificación".
Hollande, que ha asumido "personalmente" el resultado electoral, también ha advertido de que seguirá "fiel" a sus compromisos. "No olvido quién ha confiado en mí, quién me ha elegido, ni por qué", ha añadido, en el marco de una breve alocución --unos siete minutos-- en la que ha citado como "único objetivo el "éxito" de Francia y sus ciudadanos.
En este sentido, ha advertido de las "divisiones" que parecen cundir en el país, así como de la "crisis cívica e incluso moral". Esta "angustia", ha agregado, está siendo utilizada por "los extremos" para alimentar el "odio". "La República es nuestro bien común", ha apostillado.