Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hollande, favorito para ganar las elecciones parlamentarias

El Senado de Francia, la Cámara alta del Parlamento, ya se encuentra bajo el control de la izquierda.

Francia vota en la primera ronda de unas elecciones que probablemente le darán el control del Parlamento a la izquierda y consoliden el control del presidente François Hollande en el poder mientras busca aliviar el dolor de una crisis de deuda en Europa.
PARIS
Lo que está en juego en la votación para la Asamblea Nacional de 577 escaños, la Cámara baja del Parlamento, es la capacidad de Hollande de gobernar sin complicaciones mientras busca reactivar a la segunda mayor economía europea, reducir el creciente desempleo y borrar un sobregiro del Gobierno sin exponer a los votantes a recortes de beneficios y de austeridad al estilo griego.
Una segunda y última ronda de votaciones tendrá lugar el 17 de junio, cuando se determinará la composición de la asamblea que Hollande, que recién comienza su mandato de cinco años, espera que cooperará en la implementación de su programa de gastos e impuestos.
El Senado de Francia, la Cámara alta del Parlamento, ya se encuentra bajo el control de la izquierda.
Hollande, un socialista de 57 años que arrebató la presidencia al conservador Nicolas Sarkozy el 6 de mayo y asumió su mandato a mediados de mayo, también necesita toda la ayuda que pueda conseguir en la medida en que trata de convencer a los líderes europeos, especialmente a la canciller alemana, Angela Merkel, de hacer más por el crecimiento económico.
El mandatario francés quiere que un pacto de responsabilidad fiscal firmado por su predecesor sea revisado, argumentando que necesita más medidas pro crecimiento. Sin embargo, Merkel ha descartado recurrir a la emisión de más eurobonos sin medidas hacia una mayor unión fiscal.
COMPAÑEROS DE COALICION
Un pequeño número de los 46 millones de votantes franceses sufragaron el sábado en territorios en el extranjero, como Guyana y las islas caribeñas de Martinica y Guadalupe.
La principal duda de Hollande es si los socialistas ganarán el control de la Asamblea Nacional por sí solos o si tendrán que depender de los Verdes e izquierdistas más radicales para asegurar los 289 escaños necesarios para formar una mayoría.
Sondeos publicados en los días previos a la primera vuelta mostraron que al Partido Socialista más o menos empatado con el partido UMP de derecha de Sarkozy, cada uno de los cuales tenía alrededor de un tercio del total.
Sin embargo, las encuestas indican que los socialistas podrían alcanzar hasta un 46 por ciento de las preferencias con la ayuda del Partido Verde, su primera preferencia como compañeros de coalición, y el Frente de Izquierda, una agrupación que incluye a comunistas y otros exponentes de línea dura.
Según un sondeo Ipsos, los porcentajes de votos de los socialistas, los Verdes y el Frente de Izquierda podrían traducirse en un total combinado de entre 292 y 346 escaños.
Más de 6.000 candidatos participarán en una carrera donde cualquiera que obtenga más de un 12,5 por ciento de votos pasará a la segunda ronda y donde pocos obtienen el 50 por ciento o más requerido para asegurar un escaño inmediatamente en la primera vuelta.
Ipsos estima que el Frente Nacional de extrema derecha, cuya líder Marine Le Pen obtuvo un inesperadamente importante 17,9 por ciento en la primera ronda de las elecciones presidenciales a fines de abril, ganará entre ninguno y tres escaños en la Cámara baja.